Estados Unidos

Senadores logran acuerdo para confirmar a la directora de inteligencia de Biden

Arreglo de último minuto evita romper la tradición de confirmar a los funcionarios de alto rango de seguridad nacional el día de la investidura

The New York Times

The New York Times

miércoles, 20 enero 2021 | 17:25

Los legisladores allanaron el camino para que hoy por la noche vote el Senado para confirmar a Avril D. Haines como directora de Inteligencia Nacional, después de llegar a un acuerdo de último minuto y evitar romper la larga tradición de confirmar a los funcionarios de alto rango de seguridad nacional del nuevo presidente el Día de la Toma de Posesión.

La votación había estado en duda después que un republicano, el senador Tom Cotton de Arkansas, puso un obstáculo para la confirmación de Haines, exigiendo que primero debería comprometerse por escrito de que no trataría de reabrir las investigaciones sobre el uso de tortura de la CIA después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, de acuerdo a asesores que están enterados de la situación.

En un comentario que hizo en Twitter la mañana de este miércoles, el senador Marco Rubio de Florida, el republicano de alta jerarquía del Comité de Inteligencia, dijo que no iba a asistir a la ceremonia de inauguración del presidente Biden para tratar de hacer expedita la votación sobre la confirmación de Haines. Alrededor de las 6 p.m., el senador Charles Schumer, el entrante líder de la mayoría, dijo que se llegó al acuerdo de votar sobre la confirmación de Haines.

La eliminación de ese obstáculo aseguró que Biden no sea el primer presidente en décadas en terminar su Día Inaugural sin tener por lo menos a parte de su gabinete en funciones, aunque a diferencia de los anteriores presidentes, no tendrá a ningún otro miembro de su equipo de seguridad nacional disponibles de inmediato, una costumbre que pretendía significar la continuidad del poder estadounidense mientras la presidencia cambia de manos.

El proceso de confirmación se retrasó en este año debido a la naturaleza inusual de la transición presidencial --- en la que el saliente presidente nunca aceptó y los republicanos rechazaron reconocer durante semanas la victoria de Biden --- y la tardía resolución de dos desempates electorales en Georgia que dejaron el equilibrio del poder del Senado en el aire hasta hace dos semanas.