Se resiste frontera de EU a muro de Trump

Desde protestas pacíficas hasta las resoluciones a favor de migrantes se han llevado a cabo en oposición a la barrera fronteriza

The New York Times
lunes, 11 febrero 2019 | 14:18

Washington.- Mientras en Washington hace furor la disputa por los fondos que el presidente Trump quiere para el muro fronterizo, en la frontera entre Estados Unidos y México se han registrado actos de resistencia. 

Se han llevado a cabo manifestaciones. Se han aprobado resoluciones. Y se han financiado iniciativas destinadas a asistir a las personas a quienes se pretende mantener fuera con el muro.

En el sur texano, mariposas contra el muro fronterizo

La semana pasada unas retroexcavadoras llegaron a las cercanías del Centro Nacional de Mariposas, en el Valle del Río Bravo de Texas, indicio de las intenciones de la administración Trump de iniciar la construcción de una barrera que se tragaría más del 66 por ciento del refugio de vida silvestre y parque botánico. 

El centro tenía planeado pedir una orden de restricción a fin de impedir las obras. 

En una campaña de internet se han recaudado más de la mitad de los 100 mil dólares necesarios para pagar los honorarios legales del litigio contra la administración Trump que desde hace más de un año tiene el centro.

Los habitantes de El Paso indignados por las aseveraciones del Presidente

El martes Trump aseguró en su informe presidencial que la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, se contaba entre las más violentas de Estados Unidos —hasta que se construyó una “poderosa barrera”. Para luego, “inmediatamente después de la construcción” volverse “una de las ciudades más seguras de nuestro país”.

Pero eso no es verdad. Antes de que se erigiera vallado en El Paso, la ciudad de 600 mil habitantes era la segunda con menor índice de violencia entre más de 20 ciudades de tamaño similar. 

Habitantes y funcionarios electos recurrieron de inmediato a las redes sociales para rechazar la idea de que las ciudades fronterizas sean peligrosas. 

A pocos funcionarios electos les entusiasmó la visita presidencial, mientras que el representante estatal César J. Blanco emitió un comunicado señalando que “las incitaciones al miedo y las mentiras presidenciales han afectado a nuestra economía y nuestra comunidad fronteriza”. 

También el alcalde republicano Dee Margo defendió con presteza a El Paso, diciendo el martes vía Twitter que los policías locales mantenían segura la comunidad.

Nuevo México ordena retirar tropas de la Guardia Nacional

La semana pasada la gobernadora de Nuevo México anunció haber ordenado que se retiraran parcialmente de su estado los elementos de la Guardia Nacional.

Y se esperaba que el lunes el gobernador californiano siguiera su ejemplo ordenando la retirada de casi 400 tropas de la Guardia Nacional destacamentadas en la frontera con México.

En la región surponiente de Nuevo México, dijo la gobernadora Michelle Luján Grisham, permanecerán una docena de efectivos de la Guardia para proporcionar ayuda humanitaria a los migrantes que se internen en Estados Unidos. 

Cabildo de Nogales: nada de alambre de púas

En noviembre, soldados federales arribaron a Nogales, Arizona, y empezaron a instalar alambre de púas en el puerto de entrada y sobre la valla de la frontera internacional, añadiendo el presente mes capas horizontales de alambre de arriba a abajo del lado estadounidense de la barrera. 

El miércoles, al cabildo del gobierno de la ciudad de Nogales aprobó una resolución desaprobando la instalación del alambre, calificándolo como fuerza letal “generalmente sólo localizada en un entorno de guerra, campo de batalla o cárcel”. 

El cabildo manifestó su deseo de que el gobierno federal retire el alambre, prometiendo demandar a la administración Trump si no lo hace. 

California aprueba fondos para ayudar a solicitantes de asilo

Los habitantes de Caléxico, California, donde hace poco se remodeló una barrera de acero, se indignaron ante el alambre de púas que también se instaló, atribuyéndolo a la propaganda política de una Casa Blanca incapaz de comprender la vida a lo largo de la frontera surponiente.

Este mes, el gobernador californiano Gavin Newsom pidió a los legisladores estatales destinar en forma inmediata cinco millones de dólares a los grupos locales sin fines de lucro que ayudan a los solicitantes de asilo. Luego en el curso de tres años se canalizarían 20 millones de dólares adicionales para asistir a los grupos que han ayudado a los migrantes a quienes agentes de Inmigración y Aduanas han dejado en las centrales de autobuses.