PUBLICIDAD

Estados Unidos

Se molesta Biden con demócratas que no apoyan su postulación para 2024

El mandatario está ansioso por detectar señales de lealtad

The New York Times

martes, 28 junio 2022 | 00:42

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.— A principios de este mes, cuando el senador Bernie Sanders dijo que no competiría contra el actual presidente de EU en el 2024, Biden se sintió tan aliviado que invitó a cenar a su ex rival en la Casa Blanca, la noche siguiente.

El mandatario está ansioso por detectar señales de lealtad —y ha habido pocas. Al enfrentar un intenso escepticismo acerca de su capacidad para reelegirse cuando tenga casi 82 años, el presidente y sus principales asesores han sido acosados con preguntas acerca de sus planes, irritados por lo que ellos consideran como una falta de respeto de su partido y de la prensa, y están decididos a restarle importancia a las sugerencias de que efectivamente será un fracaso en el año y medio que resta de su administración.

PUBLICIDAD

Biden no sólo pretende postularse, argumentan sus asesores, sino que también está preparándose consiguiendo recursos en el Comité Nacional Demócrata, fortaleciendo su operación en estados clave y tratando de utilizar su influencia para cambiar el proceso de nominación a su favor.

La versión de los preparativos de Biden para reelegirse y su creciente frustración sobre las dudas que tiene su partido se basan en entrevistas con numerosas personas que platican habitualmente con el presidente.

La mayoría comentó de manera anónima sobre las conversaciones privadas. Sin embargo, varios dijeron que el presidente y su círculo más cercano estaban confundidos por las discusiones que están teniendo los demócratas sobre un Plan B cuando la persona que derrotó a Donald J. Trump ha dejado en claro que pretende reelegirse.

Biden le ha comentado a sus asesores que ha visto repetirse los primeros días de su postulación a las primarias del 2020, cuando algunos demócratas lo descartaron por tener una edad avanzada o ser muy moderado para ganar la nominación.

Él culpa a los mismos que han dudado de la ronda actual de cuestionamientos.

Los escépticos fueron más vocales durante el fin de semana, después de que la Suprema Corte anuló el caso Roe contra Wade, cuando Biden volvió a declarar su oposición a ampliar las filas de la Suprema Corte, que es la solución preferida de la izquierda a la actual inclinación conservadora de la corte.

Las declaraciones molestaron a los críticos que argumentan que el presidente, quien nunca se ha sentido cómodo elevando el derecho al aborto y posicionándose como un constructor de consensos, no tiene el temperamento para un combate partidista.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search