Estados Unidos

Se inclina O’Rourke por buscar la presidencia en 2020

El excongresista paseño dice haber tomado una decisión en torno a contender y que podría anunciarla esta semana

The New York Times
lunes, 11 marzo 2019 | 10:00

Conforme se define el grupo final de precandidatos presidenciales demócratas, al parecer Beto O’Rourke se inclina por ser uno de ellos, de acuerdo con entrevistas de personas que han hablado con él y de otros demócratas de alto nivel. O’Rourke dice haber tomado una decisión en torno a contender y que podría anunciarla esta semana, inquietando a sus potenciales equipos rivales de campaña que lo consideran una amenaza creíble, publicó The New York Times.

Pero durante los cuatro meses transcurridos desde que perdió la competencia por el Senado, O’Rourke, de 46 años, ha hecho poco por demostrar el tipo de preparación intensiva —el establecimiento de una infraestructura política nacional, la proyección de una lógica sobre políticas que identifique su candidatura— que por lo general se asocia con una campaña presidencial de altos vuelos.

A pesar de ello pocas personas dudan de la capacidad de O’Rourke para afectar drásticamente la contienda, gracias a su talento para convivir incansablemente con los electores, un formidable ejército recaudador de montos pequeños y un claro contraste con los favoritos setentones como el exvicepresidente Joseph R. Biden Jr. y el senador Bernie Sanders.

O’Rourke puede contar también con la asistencia de varios veteranos de los equipos de campaña del expresidente Barack Obama. Uno de ellos, Paul Tewes, el director de Obama en el estado de Iowa para el 2008, ha estado contribuyendo a planear la candidatura de O’Rourke, de acuerdo con tres demócratas con conocimiento al respecto, mientras que O’Rourke está contemplando viajar a Iowa, probablemente esta semana.

Pero quizá ningún contendiente importante para el 2020 despierte tantas dudas como O’Rourke, cuya excesiva indecisión sobre su candidatura ha brindado pocas respuestas:

¿Es éste el momento para un hombre blanco sometido relativamente a pocas pruebas en un partido ansioso por elevar las voces femeninas y no blancas en el intento por destronar al presidente Trump?

¿Puede O’Rourke subir al nivel de una campaña nacional sin perder la sensación de intimidad y semiimprovisación de la campaña por el Senado que transmitió en vivo por internet?

En unas primarias donde varios precandidatos ya trataron de determinar hasta dónde se podía llegar en cruciales temas progresistas, ¿en qué cree O’Rourke?

“Sigue siendo un libro abierto”, dijo Maurice Mitchell, director nacional del Partido de las Familias Trabajadoras. “Como que se colocó bajo los reflectores nacionales sin contestar muchas preguntas acerca de sus posturas”.

Últimamente, O’Rourke ha centrado sus comentarios en la inmigración, la educación y el cambio climático, tendiendo a dar un mensaje elevado pero vago de unión en un país dividido.

“En Texas, Ted Cruz dijo que yo era socialista. Soy demasiado liberal para Texas”, dijo O’Rourke en Wisconsin. “Fuera de Texas, la gente dice, ‘¿de veras es demócrata? Creo que en el fondo es un republicano’. No sé dónde me ubique en el espectro político, y eso casi no me importa. Nada más quiero lograr cosas mejores para este país”.