Estados Unidos

Se apresura gabinete de Trump a promulgar reglas que aseguren su legado

Ante la posibilidad de que el presidente pierda la reelección, aceleran cambios regulatorios que afectarán a millones de estadounidenses

The New York Times

The New York Times

viernes, 16 octubre 2020 | 20:32

Washington.- Al enfrentar la posibilidad de que el presidente Trump pueda perder su reelección, su gabinete se está apresurando para promulgar cambios regulatorios que afectarán a millones de estadounidenses, y debido a la prisa podrían dejar algunos cambios vulnerables a desafíos en la corte.

El esfuerzo es evidente en un amplio rango de agencias federales y abarca propuestas como suavizar los límites sobre cuántas horas pueden pasar algunos traileros detrás del volante, dándole al gobierno más libertad para recolectar información biométrica y estableciendo estándares federales sobre cuándo los trabajadores pueden ser clasificados como contratistas independientes en lugar de empleados.

En el intento de asegurar nuevas reglas antes del 20 de enero, el equipo de Trump está limitando o eludiendo los requisitos de solicitar la opinión del público en algunos de los cambios y dejado a un lado los críticos que dicen que la administración no ha podido llevar a cabo un análisis suficientemente riguroso.

En algunos casos, por ejemplo, una nueva regla que permite que los ferrocarriles  muevan gas natural líquido altamente inflamable en trenes de carga, han dado lugar a una advertencia sobre las amenazas que representan para la seguridad del público.

Cada administración se apresura para completar la mayor parte de su agenda tanto como sea posible cuando el término de un presidente está por concluir, buscando no sólo asegurar su propio legado sino también atar de manos a cualquier sucesor que trate de deshacer su trabajo.

Si los demócratas toman el control del Congreso, tendrán el poder de reconsiderar algunas de esas regulaciones de último minuto, a través de una ley que la última vez que fue usada por los republicanos fue al inicio del mandato de Trump para anular ciertas reglas promulgadas al final de la administración Obama.