Estados Unidos

Republicanos se desmarcan de Trump sobre recuento de votos

'Afirmar que has ganado las elecciones es distinto a poner fin al conteo', dijo Mitch McConnell

Associated Press

Associated Press

jueves, 05 noviembre 2020 | 19:59

Washington— Algunos republicanos se desmarcaron el jueves de los intentos del presidente Donald Trump de declarar falsamente su victoria en las elecciones y de suspender el recuento de votos en Pensilvania y otros estados, dejándolo sin importantes voces de apoyo mientras su reelección está en la balanza.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, un aliado de Trump que obtuvo su reelección el martes en Kentucky, comentó a los reporteros que “afirmar que has ganado las elecciones es distinto a poner fin al conteo”. El senador de Florida Marco Rubio, quien hace poco habló en un evento de campaña de Trump, tuiteó que “tomarse días para contar los votos legalmente emitidos no es un fraude”. Y la senadora Lisa Murkowski pidió que “todos sean pacientes” a medida que se dan a conocer los resultados. “Es fundamental que le demos tiempo a los funcionarios electorales para completar su trabajo, y que garanticemos que todos los votos emitidos legalmente se permitan y cuenten”, dijo en un comunicado.

El representante Adam Kinzinger se dirigió directamente a Trump en Twitter y escribió: “Detente. Detente por completo", en respuesta a la afirmación de Trump sobre que los demócratas trataban de “robar” las elecciones.

“Los votos serán contados ganes o pierdas”, comentó Kinzinger a Trump. “Y Estados Unidos aceptará eso. La paciencia es una virtud".

Los comentarios de los legisladores republicanos y los líderes del Partido Republicano fueron inusuales reprimendas públicas para Trump, quien ha exigido, y generalmente ha recibido, la lealtad de los republicanos durante su mandato de cuatro años. La mayoría en el partido intenta no criticar directamente a Trump, incluso cuando encuentran que su conducta es poco útil u ofensiva para sus valores y objetivos.

Los tuits de Trump en los que se declaró victorioso y pidió que las autoridades "detengan el recuento” fueron una prueba temprana de cuán fuerte puede mantener a los republicanos alineados mientras trata de impugnar el proceso electoral en la corte.

Mientras el candidato demócrata Joe Biden estaba cerca el jueves de alcanzar los 270 votos electorales que necesita para ganar la presidencia, no estaba claro cuándo se determinará un ganador de las elecciones luego de una larga y enconada campaña que estuvo dominada por la pandemia de coronavirus y sus efectos en los estadounidenses y la economía nacional.

En unos comentarios realizados el miércoles en la Casa Blanca, Trump afirmó sin fundamento que había derrotado a Biden y alegó "un gran fraude en nuestra nación” en momentos en los que los funcionarios electorales estatales seguían contando los votos en medio de un enorme aumento en la participación.

El exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, un aliado de Trump que es analista de ABC News, dijo que no había ninguna base para el argumento de Trump. “Hay que contar todos estos votos que están en este momento”, afirmó.

Christie calificó el ataque de Trump a la integridad de la elección “una mala decisión estratégica” y “una mala decisión política, y no es el tipo de decisión que se esperaría que tomara alguien... que ocupa el puesto que él ocupa”.