PUBLICIDAD

Estados Unidos

Republicanos preparan nuevas leyes, pero arreglar el Congreso no es tan fácil

La historia sugiere que es probable que los planes de procedimiento de la nueva mayoría republicana de la Cámara conduzcan a más estancamiento e inestabilidad legislativa

The New York Times

lunes, 09 enero 2023 | 08:14

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- Molestos después de una docena de años bajo un férreo gobierno republicano, los demócratas de la Cámara de Representantes prometieron hacer las cosas de manera diferente y abrir la institución cuando recuperaron el control mayoritario en 2007.

Uno de sus cambios fue permitir que cualquier legislador ofreciera enmiendas a los voluminosos proyectos de ley de gastos una vez que lleguen al pleno. Los republicanos aprovecharon la oportunidad y presentaron decenas de propuestas políticamente cargadas para modificar un proyecto de ley de gastos agrícolas de rutina, lo que paralizó virtualmente el debate. Los demócratas cambiaron rápidamente de rumbo y pusieron límites a las enmiendas.

PUBLICIDAD

Ahora, la nueva mayoría republicana de la Cámara propone hacer sus propios cambios institucionales como parte de un paquete de leyes que el presidente Kevin McCarthy negoció con los rebeldes de extrema derecha a cambio de su apoyo para su trabajo. El puñado de republicanos que están forzando los cambios, que están programados para ser considerados este lunes, señaló la aprobación apresurada en diciembre de un proyecto de ley de gastos de aproximadamente 1.7 billones de dólares para financiar a todo el gobierno como un ejemplo de legislación en la trastienda en su peor momento.

“Lo que este paquete de leyes está diseñado para hacer es detener lo que vimos que sucedió literalmente hace 15 días, cuando los demócratas aprobaron una monstruosidad de 1.7 billones de dólares de un proyecto de ley que gastó el dinero de los contribuyentes estadounidenses en todo tipo de formas locas”, dijo el representante Jim Jordan, republicano de Ohio. Dijo que los republicanos necesitarían 72 horas para permitir que los legisladores analicen detenidamente cualquier proyecto de ley.

Parte de la lucha fue sobre la forma en que funciona el Congreso, en particular los proyectos de ley de gastos "ómnibus" difíciles de manejar que parecen materializarse de la nada y con solo unos minutos de sobra.

Pero restaurar cualquier apariencia de orden y estructura en la consideración de los proyectos de ley de gastos y otras medidas resultará extremadamente difícil con los republicanos conservadores a cargo de la Cámara y los demócratas controlando el Senado y la Casa Blanca. Es más probable que la nueva dinámica sea una receta para el cierre y la paralización. Las raíces de la disfunción son profundas.

Incluso los legisladores con una larga experiencia tratando de hacer que el Congreso funcione reconocieron el colapso de lo que se llama “orden regular”, la versión de la clase de educación cívica de “cómo un proyecto de ley se convierte en ley” al hacer que la legislación sea aprobada por la Cámara y el Senado y firmada por el presidente.

“Claramente hemos encontrado nuevos niveles de ineficiencia en la última década: un gran proyecto de ley a fin de año para financiar al gobierno, más lo que los cuatro líderes de la Cámara y el Senado puedan acordar agregarle”, lamentó Roy Blunt, el senador republicano de Missouri que se jubiló este año después de servir en el liderazgo tanto de la Cámara como del Senado.

No siempre fue así. Durante la mayor parte de su existencia, el Congreso tuvo un enfoque metódico para producir proyectos de ley de gastos, que eran el núcleo de su carga de trabajo, su principal responsabilidad legislativa mientras ejercía su jactancioso poder de la bolsa. Subcomités bien informados en la Cámara y el Senado tomarían testimonios detallados de los funcionarios del poder ejecutivo sobre lo que necesitaban, redactarían medidas individuales para cada área del gobierno y realizarían revisiones de comité línea por línea de los proyectos de ley.

Luego, moverían cada proyecto de ley a través de la Cámara y el Senado, uno por uno en la primavera y el verano, resolverían las diferencias entre las dos cámaras y conseguirían que el presidente los firmara antes del final del año fiscal el 30 de septiembre para que el gobierno no fuera interrumpido. Los legisladores que supervisaron los subcomités de asignaciones fueron etiquetados como "cardenales", lo que refleja el alcance de su poder, y protegieron celosamente su control sobre sus áreas del gobierno federal. Los paneles de gastos eran el lugar ideal para los legisladores que querían ejercer influencia.

Pero esos días parecen tan lejanos como cuando los proyectos de ley se escribían con plumas de tinta. Parte del trabajo fundamental aún se lleva a cabo cuando los miembros de los paneles de asignaciones elaboran los proyectos de ley, pero el proceso se lleva a cabo con mucha menos revisión pública y transparencia. Y debido a que es tan difícil hacer avanzar leyes individuales a través de ambas cámaras las medidas ahora casi siempre se combinan en paquetes gigantes.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search