Rechazan declaración de Trump de que 'el país está lleno'

Demógrafos y economistas advierten que el envejecimiento de la población y bajas tasas de nacimiento están creando ciudades poco pobladas y finanzas públicas en aprietos

The New York Times
martes, 09 abril 2019 | 10:15

Washington.- En los últimos días el presidente Trump ha adoptado un terminante mensaje nuevo dirigido a los migrantes en busca de asilo en Estados Unidos: “nuestro país está lleno”.

La frase sugiere que la nación no puede admitir mayores niveles de inmigración debido a que ya está repleto a reventar. Pero esto no va de acuerdo con el consenso de demógrafos y economistas.

Ellos ven amplias evidencias de un país que no se encuentra ni siquiera remotamente “lleno” —ven uno donde el envejecimiento de la población y las tasas de nacimiento a la baja están creando ciudades poco pobladas, viviendas vacías y finanzas públicas en aprietos.

Los funcionarios de muchos de esos lugares consideran a la población y la mano de obra cada vez menores un problema existencial con pocas soluciones obvias.

“Creo que nuestro mayor peligro es la disminución de nuestra mano de obra”, dijo el gobernador de Vermont Phil Scott durante su discurso presupuestal del presente año. “Es la raíz de todos los problemas que afrontamos”.

Uno de los temores, dijo John Lettieri, presidente del Grupo de Innovación Económica, es que la población a la baja, los menores precios de casas y las finanzas públicas débiles creen un círculo vicioso al cual les resulte difícil escapar a los lugares que están perdiendo habitantes.

Además los economistas argumentan que ni los condados ni las ciudades pueden llenarse. Más bien, las comunidades deciden no tomar las decisiones políticas necesarias a fin de admitir a más gente. A nivel local, eso significa la posibilidad de que los vecinos estén poco dispuestos a invertir en más escuelas o en mejorar la infraestructura. A nivel nacional, significa que tal vez los políticos no están dispuestos a efectuar una reforma inmigratoria o a dirigirse a los trabajadores temerosos del desempleo. Los comentarios de Trump reflejan dichas disputas.

“Estamos llenos” a menudo ha sido el lema para impedir la llegada de arrendatarios más pobres o hogares de familias minoritarias. La frase puede ser un medio para disfrazar de viabilidad práctica la exclusión.

Al menos en lo relativo a la economía, Estados Unidos parece más vacío que lleno.