Rechaza legisladora de EU condiciones de Israel para visitar el país

'Visitar a mi abuela en estas condiciones opresivas va en contra de todo en lo que yo creo', afirmó Rashida Tlaib

The New York Times
viernes, 16 agosto 2019 | 08:34
|

Jerusalén.- Un día después de prohibirle la entrada a la representante Rashida Tlaib bajo presión del presidente Trump, Israel dijo el viernes que podía visitar a su abuela de 90 años, quien vive en la Cisjordania ocupada, pero solo después de haber aceptado por escrito no “promover” boicots contra Israel "durante su viaje.

Pero Tlaib dijo en Twitter el viernes que “visitar a mi abuela en estas condiciones opresivas va en contra de todo en lo que yo creo”.

“Silenciarme y tratarme como una criminal no es lo que ella quiere para mí”, dijo Tlaib sobre su abuela. “Eso mataría un pedazo de mí ser”.

Los recientes acontecimientos plantearon nuevas preguntas sobre cómo la tan esperada visita de la Tlaib afectaría en última instancia la política de ambos países; la relación se ha convertido en un controvertido tema de campaña tanto en las elecciones del 17 de septiembre en Israel como en la carrera presidencial del 2020 en los Estados Unidos.

En Israel, el que Netanyahu le haya dado la razón Trump el jueves provocó la reacción instantánea a sus rivales y críticos quienes han advertido durante mucho tiempo que los regalos políticos que el primer ministro ha aceptado de parte del presidente estadounidense eventualmente tendrían un precio.

Los aliados de Netanyahu en la derecha en general aprobaron su decisión, diciendo que Israel no les debía nada a sus adversarios, independientemente de si estos ocupan algún puesto de alto rango.

Tlaib había escrito al ministro del interior israelí, Aryeh Deri, el jueves por la noche, pidiendo que se le permitiera ver a sus familiares, particularmente a su abuela de 90 años, quien vive en Beit Ur al-Fouqa, una aldea palestina al oeste de Ramallah.

“Esta podría ser mi última oportunidad de verla”, escribió Tlaib en una carta con membrete del Congreso. “Respetaré cualquier restricción y no promoveré boicots contra Israel durante mi visita”.

“En luz de eso”, respondió la oficina de Deri el viernes, el ministro decidió permitirle entrar a Israel y “expresó esperanzas de que ella mantenga su compromiso y que la visita sea realmente con fines humanitarios”.

Pronto las críticas de la izquierda israelí, de algunos palestinos, no se hicieron esperar, la rápida aceptación de Tlaib de las condiciones de Israel para una visita personal suscitó la preocupación de que inconscientemente había hecho a un lado la causa en contra de la ocupación israelí.

“Lo que es realmente molesto es que @RashidaTlaib cayó en esta trampa y aceptó humillarse y arrastrarse”, escribió en Twitter Nour Odeh, analista política con sede en Ramallah y ex vocera de la Autoridad Palestina.