Estados Unidos

Quieren republicanos cero testigos en el proceso de destitución

El juicio de juicio político de Andrew Johnson tuvo 41 testigos y el de Clinton tuvo tres

El Diario

El Diario de Juárez

domingo, 12 enero 2020 | 22:34

Estados Unidos— La Constitución de Estados Unidos establece claramente que “el Senado tendrá el poder exclusivo para juzgar todos los casos de destitución”. No se necesita un título en derecho para comprender que un juicio es la búsqueda de la verdad. Y para lograrlo, se debe escuchar a los testigos con información relevante. Incluso la “Juez Judy” tiene testigos en su programa.

Sin embargo, a pesar de esto, el líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, se niega a permitir que se convoque a testigos en el próximo juicio político de Donald Trump hasta que escuche las declaraciones de apertura de los gerentes de la Cámara que están procesando a Trump y del equipo de defensa del presidente. Peor aún, el senador republicano Marco Rubio declaró que él se opone a llamar a testigos bajo cualquier escenario porque, en su opinión, el Senado solo debe considerar la evidencia reunida hasta la fecha por la Cámara. Y el presidente Donald Trump tuiteó el domingo que apoyaba un “rechazo absoluto” de los artículos de juicio político por parte del Senado en lugar de un juicio, lo que sugiere que él también prefiere que ningún testigo sea convocado.

¿Por qué los senadores que actúan como jurados no quieren escuchar toda la evidencia? Un juicio político presidencial en el Senado sin testigos no tendría precedentes. En los primeros juicios del Senado en la historia de nuestra nación, que involucraron al presidente Andrew Johnson en 1868, se convocó a 41 testigos: 25 por la fiscalía y 16 por la defensa.

Y en el juicio de destitución del presidente Bill Clinton en 1999, tres testigos fueron llamados a declarar: Monica Lewinsky, el confidente de Clinton Vernon Jordan y el auxiliar de la Casa Blanca, Sidney Blumenthal. Todos estos testigos presentaron sus declaraciones grabadas en video por los gerentes de la Cámara y luego las partes relevantes de dichos testimonios, según lo determinado por el Senado, fueron mostradas a los senadores.