Quiere Trump que el muro se pinte de negro y tenga picos

Los cambios propuestos por el presidente podrían aumentar el costo de la construcción y los presupuestos de mantenimiento

El Diario de Juárez
viernes, 17 mayo 2019 | 11:33

Washington.- La barrera que el presidente Trump quiere que se construya a lo largo de la frontera mexicana será una valla de tubos de acero tipo bolardo, no un muro de concreto. Pero el presidente quisiera hacer varios otros cambios, según publicó The Washington Post.

Los bolardos, deben pintarse de “negro mate”, oscura tonalidad que absorbería el calor durante el verano, lo cual volvería el metal demasiado caliente como para que se pueda subir alguien, dijo recientemente Trump a colaboradores de la Casa Blanca, funcionarios de Seguridad interna e ingenieros militares.

Y la punta de los bolardos debe ser puntiaguda, no redondeada, insiste el presidente, describiendo explícitamente las lesiones que podrían sufrir las personas que crucen la frontera. Los bolardos son vulnerables a ser cortados, pero los contratistas de Seguridad Fronteriza han llenado el hueco del metal con una mezcla de componentes no dados a conocer para dificultar el uso de sierras. El material se vierte hasta cierta altura, añadiéndose después concreto.

Trump considera que en los proyectos actuales del muro hay demasiadas puertas y desea que las aperturas sean de menor tamaño.

Las instrucciones y sugerencias presidenciales, que con frecuencia cambian, han dejado confundidos a ingenieros y colaboradores, de acuerdo con funcionarios y exfuncionarios de la administración.

Los cambiantes gustos de Trump podrían elevar el precio. Se mantiene terco en que la barrera se pinte de negro, a pesar de las advertencias de que esto aumentaría considerablemente los costos de la construcción y los presupuestos de mantenimiento.

Trump también ha cambiado repetidamente de opinión respecto a la altura de la valla, exhortando a los ingenieros a hacerla lo más alta posible, aunque sus deseos se han moderado ante las inquietudes por los costos y las preocupaciones de los ingenieros sobre la integridad estructural.