PUBLICIDAD

Estados Unidos

¿Qué tienen en común la mayoría de tiradores en EU? Compraron sus armas legalmente

De 1966 a 2019, el 77% de los autores de masacres obtuvieron las armas que usaron en sus delitos a través de compras legales

The New York Times

martes, 17 mayo 2022 | 10:13

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- De todas las desgarradoras similitudes entre las masacres en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, la sinagoga Tree of Life en Pittsburgh, el Walmart en El Paso y el supermercado Tops en Buffalo, una se destaca más: cada arma utilizada fue comprada legalmente.

De 1966 a 2019, el 77 por ciento de los tiradores masivos obtuvieron las armas que usaron en sus delitos a través de compras legales, según una encuesta exhaustiva de datos policiales, artículos académicos y relatos de noticias compilados por el Instituto Nacional de Justicia, el ala de investigación del  Departamento de Justicia.

PUBLICIDAD

En el norte del estado de Nueva York, hace unos meses, el sospechoso de 18 años del tiroteo en Buffalo, entró en Vintage Firearms en el tranquilo Endicott, pasó una verificación de antecedentes instantánea sin problemas y compró un rifle semiautomático Bushmaster XM-15 usado, una copia de la omnipresente AR-15 utilizada en muchos otros tiroteos masivos.

El sospechoso, Payton Gendron, recientemente tuvo que someterse a una evaluación psicológica después de hacer comentarios amenazantes y violentos a sus compañeros de clase de la escuela secundaria, pero el episodio no fue suficiente para desencadenar la ley de "bandera roja" del estado, que prohíbe a los enfermos mentales comprar armas.

Luego se fue a casa, tomó prestado el taladro eléctrico de su padre y quitó un perno de sujeción, requerido por la ley estatal, que limitaba su capacidad a un clip de 10 balas. Esa modificación le permitió cargar múltiples cargadores de 30 rondas, lo que le facilitó cazar, apuntar y matar a personas afroamericanas, según un manifiesto que publicó en línea.

Si bien los tiroteos masivos, definidos por muchos expertos como episodios que involucran cuatro o más muertes, representan un porcentaje relativamente pequeño de los delitos con armas de fuego en general, han aumentado drásticamente en los últimos años, con al menos ocho de los 20 tiroteos masivos más mortíferos en la historia de los Estados Unidos desde entonces el 2014.

El hecho de que la mayoría de estos delincuentes hayan realizado sus compras de entrada a través de medios legales refleja la profunda insuficiencia de los estatutos locales, estatales y federales para detectar o disuadir a los tiradores masivos, dicen los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, los investigadores y las familias de las personas a las que mataron.

“La realidad en este país en este momento es que cualquiera que quiera causarse daño a sí mismo o a otra persona puede adquirir fácilmente los medios para hacerlo legalmente”, dijo Fred Guttenberg, cuya hija de 14 años, Jaime murió en el tiroteo en la escuela en Parkland, Florida, en 2018.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search