Estados Unidos

Protestas atraen a multitudes después de meses de aislamiento

En la última semana, Estados Unidos cambió abruptamente de una crisis a otra

The New York Times

The New York Times

miércoles, 03 junio 2020 | 12:38

Chicago.- Durante días, Kate Dixon ha estado viendo los videos de las manifestaciones desde su casa en un suburbio de Denver: las imágenes llenas de jóvenes hombro con hombro, las multitudes gritando al unísono en las calles del centro, la distensión ocasional entre el manifestante y el oficial de policía que termina en un abrazo.

"Quieres que sea un momento maravilloso", dijo Dixon, una madre que se queda en casa y que ha cosido cubrebocas en su tiempo libre. "Pero tu corazón simplemente duele por toda la enfermedad que esto podría estar causando".

En la última semana, Estados Unidos cambió abruptamente de una crisis a otra. La mayoría de los estadounidenses habían estado bajo órdenes de quedarse en casa durante meses para frenar la pandemia de coronavirus, restricciones que se suavizaron gradualmente a lo largo de mayo, liberando a las personas en muchos estados para comenzar a aventurarse en tiendas y restaurantes.

Luego llegó el Día de los Caídos en Minneapolis, cuando George Floyd, un hombre afroestadounidense, murió después de declarar que no podía respirar cuando un oficial de policía blanco presionó su rodilla contra su cuello. Su muerte ha provocado protestas en cascada en cientos de ciudades, donde los manifestantes han pedido el fin de la brutalidad policial y las instituciones racistas.

De repente, Estados Unidos ya no parece una nación encerrada en casa.

Las manifestaciones han generado temores de que podrían causar un resurgimiento mortal del coronavirus. Y para aquellos que simpatizan con un movimiento en crecimiento, decidir si asistir a las protestas ha sido complicado: algunas personas los han evitado por completo, razonando que la posibilidad de contraer el coronavirus en una multitud es demasiado alta. Otros se han unido a pesar de los riesgos.

"La violencia policial contra los afroamericanos, eso también es una pandemia", dijo Kelli Ann Thomas, una organizadora comunitaria que se unió a las protestas en Miami. "Las personas están dispuestas a arriesgar sus vidas, arriesgar su salud, mostrar solidaridad con los afroamericanos".

Nadie ha estudiado la dinámica precisa de cómo se puede transmitir el virus bajo la combinación de condiciones que prevalecen en las protestas masivas. Y debido a los retrasos entre la exposición al virus y el inicio de los síntomas, y luego las hospitalizaciones y las muertes, el impacto de las protestas sobre la propagación del virus no se conocerá durante varias semanas.