Estados Unidos

Protesta de republicanos retrasa testimonio de juicio político

Los legisladores intentaron irrumpir en el Capitolio donde se presentó una funcionaria del Departamento de Defensa

Associated Press
Associated Press
Associated Press

The New York Times

miércoles, 23 octubre 2019 | 12:07

Washington.- Alrededor de dos docenas de republicanos de la Cámara Baja, gritando “¡Déjenos entrar! ¡Déjenos entrar!” Intentaron irrumpir en la habitación a donde se presentó una funcionaria del Departamento de Defensa el miércoles por la mañana para rendir testimonio en la investigación de juicio político. Los republicanos se negaron a irse incluso después de que el Representante Adam B. Schiff, demócrata de California y presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, quien lideraba la deposición, les pidiera que abandonaran el lugar.

Los legisladores, la mayoría de los cuales no forman parte de los comités que realizan la investigación y, por lo tanto, no tienen derecho a asistir a las audiencias, dijeron que protestaban por la naturaleza de los procedimientos a puerta cerrada, que han estado abiertos a miembros de ambas partes que pertenecen a los comités. Las sesiones privadas de preguntas y respuestas han producido una serie de testimonios convincentes de testigos del gobierno, en gran parte confirmando y ampliando la denuncia de inteligencia de un delator, misma que dio pie a la investigación de juicio político.

La escena caótica en las entrañas del Capitolio tuvo lugar justo cuando el panel se estaba preparando para escuchar a Laura K. Cooper, subsecretaria de defensa adjunta para Rusia, Ucrania y Eurasia. Schiff convocó al sargento de armas para dispersar a los republicanos, algunos de los cuales traían teléfonos celulares, los cuales está prohibido introducir en la sala.

Los republicanos critican a los demócratas por limitar el acceso a las audiencias, a las cuales sólo los miembros de los Comités de Inteligencia, Poder Judicial y Asuntos Exteriores pueden asistir. Es una práctica común que investigaciones tan sensibles, conducidas por el Congreso, se realicen a puerta cerrada, al menos en sus etapas preliminares. Los republicanos hicieron exactamente lo mismo cuándo controlaban la Cámara Baja y abrieron una investigación en torno al ataque del 2012 contra la embajada de Estados Unidos en Bengasi, Libia.