Estados Unidos

Propone Trump presupuesto récord

Exige un aumento del gasto militar y recortes en los programas nacionales como educación y protección ambiental

The New York Times
lunes, 11 marzo 2019 | 18:11
Associated Press

Washington— El Presidente Donald Trump envió al Congreso este lunes una solicitud de presupuesto récord de 4.75 billones de dólares que exige un aumento del gasto militar y recortes en los programas nacionales como educación y protección ambiental para el año fiscal 2020.
El Gobierno de Obama comenzó lanzando un presupuesto de 3.6 billones de dólares para el año fiscal 2010 y llegó hasta 4.2 billones para el año 2017, en contraste con los 4.7 billones de dólares que solicitó Trump este lunes para el 2020.
El presupuesto de Trump, el más grande en la historia federal, incluye un aumento de casi el 5 por ciento en el gasto militar, que es más de lo que había pedido el Pentágono, y 8.6 mil millones de dólares adicionales para la construcción de un muro fronterizo con México. Además, contiene lo que los funcionarios de la Casa Blanca llamaron un total de 1.9 trillones de dólares en ahorros de costos de los programas obligatorios de redes de seguridad, como Medicaid y Medicare.
Es poco probable que el presupuesto tenga mucho impacto en los niveles reales de gasto, que están controlados por el Congreso. Los líderes demócratas tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado declararon que el presupuesto había muerto al llegar el domingo, y los presupuestos de Trump en gran parte no lograron ganar impulso en años anteriores, cuando sus compañeros republicanos controlaban ambas cámaras.
Pero el plan es una declaración de las prioridades de la campaña de reelección de Trump y la escaramuza de inicio en la carrera para 2020, ya que tanto los republicanos como los demócratas intentan esculpir sus mensajes para atraer a los votantes. El plan fiscal del Presidente rápidamente antagonizó a los demócratas al tiempo que dejó en claro los contornos de cómo planea postularse para la reelección. Está repleto de supuestos económicos agresivamente optimistas y hace un llamamiento a sus constituyentes principales, y prevé profundos recortes a los programas que los demócratas aprecian.
El senador Chuck Schumer de Nueva York, el líder demócrata, calificó la propuesta como un golpe para la clase media estadounidense. Dijo que los recortes solicitados por Trump a Medicare, Medicaid y el Seguro Social, así como muchos otros programas de clase media son devastadores, pero no sorprendentes.
El presupuesto incluye propuestas que reducirían el gasto de Medicare en medicamentos recetados y los pagos a algunos hospitales a través de una serie de cambios en las políticas. Los cambios en el programa de medicamentos pueden tener el efecto de aumentar las primas para los estadounidenses que dependen de Medicare, pero también, por primera vez, limitarán la cantidad que las personas mayores con medicamentos muy costosos pueden pagar cada año. Algunos de los planes se asemejan a las propuestas que el Presidente Barack Obama ofreció sin éxito en su tiempo en la Casa Blanca.
Los cambios en Medicare ahorrarían 846 mil millones de dólares en una década, en parte mediante la reducción de los "desperdicios, fraudes y abusos". El Gobierno también propone gastar 26 mil millones de dólares menos en programas de Seguridad Social, incluido un recorte de 10 mil millones de dólares al programa de Seguro de Discapacidad de la Seguridad Social.
Trump también propone nuevos requisitos de trabajo para las personas adultas en edad de trabajar que reciben cupones de alimentos, asistencia federal para la vivienda y Medicaid, un movimiento que, según la Administración, reduciría el gasto en esos programas en 327 mil millones durante una década.
La Administración también propuso unos 100 mil millones de dólares en ahorros de reformas no especificadas al Servicio Postal de los Estados Unidos y una cantidad similar de recortes al gasto en planes de pensiones para empleados federales. Recortaría 200 mil millones de dólares de los programas de préstamos estudiantiles.
La mayor reducción propuesta provendría de programas domésticos discrecionales, fuera del ejército, que caerían en 1.1 billones de dólares en el transcurso de una década.
Esos recortes no serían generales, sino que provendrían de programas en agencias federales como la Agencia de Protección Ambiental, donde Trump había sugerido anteriormente recortar fondos. El presupuesto también reduciría el gasto en ayuda extranjera, programas de intercambio cultural internacional y planes de jubilación de empleados federales.
Por tercer año consecutivo, el presupuesto de Trump recortaría los fondos para el Departamento de Educación, esta vez en un 10 por ciento. El Congreso ha rechazado repetidamente los esfuerzos para reducir el gasto del departamento (los legisladores, en cambio, aumentaron los fondos para el departamento el año pasado), pero un funcionario del departamento de educación dijo que la solicitud de este año reflejaba el deseo de tener cierta disciplina fiscal y abordar algunas necesidades de mayor prioridad.
El presupuesto busca recortar más de dos docenas de programas, incluido un popular programa para después de la escuela para estudiantes de bajos ingresos, pero mantiene un nivel de financiación para los estudiantes con discapacidades y para aquellos que asisten a las escuelas más pobres del país. Eliminaría los programas de educación superior, como el Perdón de Préstamos por Servicio Público y los préstamos federales subvencionados de Stafford, y reduciría la financiación del trabajo y el estudio, ya que los funcionarios del Departamento de Educación ajustan el programa para ofrecer más empleos orientados a la carrera para estudiantes de bajos ingresos.
El presupuesto también solicita 700 millones de dólares para iniciativas de seguridad escolar que están siendo coordinadas por varias agencias, incluyendo 200 millones para el Departamento de Educación. El financiamiento ayudaría a las escuelas a financiar planes de operaciones de emergencia, asesoramiento y programas de salud del comportamiento. No hay requisitos para armas de fuego, dijo el departamento. Se eliminaría un programa de becas federales de 1 mil millones de dólares que los distritos escolares intentaron aprovechar el año pasado para armas de fuego.
Unos pocos programas de gastos domésticos se verían incrementados si el presupuesto de Trump se convirtiera en ley. Estos incluyen esfuerzos para reducir la adicción a los opioides y un aumento del 10 por ciento en el gasto en atención médica para los veteranos. Trump también propondrá un nuevo programa de elección de escuela, 200 mil millones de dólares en gastos de infraestructura y esfuerzos para reducir el costo de los medicamentos recetados.
El presupuesto no se equilibraría durante 15 años, rompiendo la promesa de la campaña de Trump en 2016 de pagar la totalidad de la deuda nacional dentro de ocho años. El primer presupuesto de Trump se propuso lograr el equilibrio en 10 años. Sin embargo, el presupuesto publicado este lunes pronostica déficits de un billón de dólares por cuatro años consecutivos, a partir de 2019. Esto se debe en gran parte al resultado de la reducción de impuestos de Trump, que se ha financiado a través del aumento de los préstamos gubernamentales.
Los detalles presupuestarios publicados por los funcionarios de la Casa Blanca destacan varias áreas de conflicto entre los demócratas y Trump, comenzando con la aplicación de la ley de inmigración. Junto con la renovación de la lucha por la financiación del muro que llevó a un cierre récord del Gobierno a fines del año pasado, Trump está solicitando más personal en Aduanas e Inmigración de los Estados Unidos y un cambio de política destinado a acabar con las llamadas ciudades santuario, que no brindan sobre inmigrantes indocumentados a funcionarios federales cuando son arrestados en delitos locales.
El representante John Yarmuth, demócrata de Kentucky y Presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, dijo que el presupuesto del Presidente presenta una vez más una visión irresponsable y cínica para el país, sin tener en cuenta el costo humano.
"Dado el importante presupuesto, los obstáculos a los que nos enfrentamos este año que requerirán soluciones bipartidistas y responsables, el presupuesto del Presidente es un incumplimiento del deber", agregó Yarmuth.
La desaprobación de los candidatos presidenciales demócratas fue igual de contundente.
"Este es un presupuesto para el complejo industrial militar, para las corporaciones de EU, para Wall Street y para la clase multimillonaria", dijo el senador Bernie Sanders, independiente de Vermont, en un comunicado. "Está muerto desde su llegada".
Incluso algunos republicanos prominentes saludaron la solicitud del Presidente con cierta frialdad, porque no fue lo suficientemente lejos para reducir la creciente deuda nacional.
El representante Steve Womack, republicano de Arkansas, y el miembro de mayor rango en el Comité de Presupuesto, señaló que sólo recortando los gastos obligatorios podría el Gobierno federal reducir seriamente los déficits y la deuda.
"El presupuesto del Presidente Trump toma pasos en la dirección correcta, pero todavía hay mucho trabajo por hacer", dijo Womack en una declaración.
Funcionarios de la Administración se desplegaron para defender el presupuesto. Russ Vought, el director interino de la Oficina de Administración y Presupuesto, culpó a los demócratas por la deuda de 22 billones del país, mientras que omite que la deuda se ha disparado bajo el mandato de Trump.
En un artículo de opinión en FoxNews.com, dijo que los recortes propuestos por el Presidente en el gasto interno estaban en línea con sus promesas de campaña. Luego describió una serie de programas, como 68 millones de dólares que se gastan cada año en actividades laborales internacionales, incluida la promoción de sindicatos en países de América del Sur, que destacó como gasto inútil.