Estados Unidos

Propone Fed programas agresivos para proteger economía de EU

El Banco Central se comprometió a comprar toda la deuda respaldada por el gobierno como sea necesario

Associated Press

Associated Press

lunes, 23 marzo 2020 | 21:41

Washington— La Reserva Federal está dando a conocer una medida muy audaz para proteger a la economía de Estados Unidos del coronavirus ayudando a las empresas y gobiernos a pagar sus deudas y sobrevivir a esta devastadora crisis.

Debido a que los préstamos en el Departamento del Tesoro y los mercados hipotecarios están amenazando con cancelarlos, el Banco Central anunció este lunes una serie de programas agresivos para tratar de salvar esos mercados.

Para hacerlo, se comprometió a comprar toda la deuda respaldada por el gobierno como sea necesario. Y por primera vez, la Reserva Federal comentó que planea comprar también deuda corporativa.

Su intervención pretende asegurar a los hogares, empresas, bancos y gobiernos que puedan obtener los créditos que necesiten en un momento en que sus propios ingresos están disminuyendo rápidamente mientras se estanca la economía.

Todos los esfuerzos de ayuda que está haciendo la Reserva Federal para apoyar el flujo de crédito a través de una economía afectada por el brote viral ha ido más allá de la medida extraordinaria que tomó para rescatarla de la crisis financiera del 2008.

“La pandemia del coronavirus está causando una tremenda afectación en todo el país y en todo el mundo”, comentó la Reserva Federal a través de un comunicado.

“Deben hacerse agresivos esfuerzos en todos los sectores privados y públicos para limitar las pérdidas de empleos e ingresos y promover una rápida recuperación una vez que disminuya la disrupción”.

El anuncio aumentó inicialmente el valor de las acciones al inicio de las transacciones. Sin embargo, las polémicas negociaciones en el Congreso sobre un paquete de rescate de 2 trillones de dólares --- y la incertidumbre sobre cuándo podría llegarse a un acuerdo --- deprimió el valor de las acciones en un 2.5 por ciento en una negociación volátil al medio día.

Cayó el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, una señal de que más inversionistas están dispuestos a comprar esos valores.

Con su nuevo programa, la Reserva Federal, encabezada por Jerome Powell, está tratando de estabilizar la economía y disminuir el pánico en los mercados financieros.

A medida que la necesidad de dinero en efectivo ha escalado en muchas corporaciones y en los gobiernos de las ciudades y estados, las grandes empresas han estado retirando todo lo que pueden en sus existentes líneas de crédito con los bancos.

La necesidad de dinero que se está intensificando significa que los bancos y los inversionistas están buscando descargar rápidamente los bonos del Tesoro, deuda corporativa a corto plazo, bonos municipales y otros valores.

La medida de la Reserva Federal para intervenir como un comprador de último recurso pretende suministrar ese dinero que se necesita.

El presidente Donald Trump, quien ha sido un crítico frecuente del Banco Central, elogio a Powell este lunes, lo cual es algo raro.

“Realmente creo que está haciendo lo correcto”, comentó Trump durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca. Agregó que este lunes le llamó a Powell y le dijo “Jerome, hiciste un buen trabajo”.

Hace menos de dos semanas, Trump hizo notar que tenía el poder de despedir o degradar al jefe de la Reserva Federal.

Las acciones del Banco Central, incrementan la presión sobre el Congreso para que apruebe un acuerdo que podría incluir los fondos para apoyar los préstamos de la Reserva Federal.

Muchos economistas dicen que cualquier tipo de apoyo financiero que el Congreso proporcione eventualmente es muy probable que sea más importante que la intervención de la Reserva Federal. Y advierten que esa ayuda fiscal necesita hacerse pronto.

“La intervención del Banco Central no es un sustituto para el estímulo fiscal”, comentó Joseph Gagnon, ex economista de la Reserva Federal quien actualmente es miembro de alto rango del Instituto Peterson para la Economía Internacional.

“Esperemos que el Congreso apruebe algo rápidamente”.

Joe Brusuelas, jefe de economistas de RSM, una empresa de asesoría fiscal, comentó que si el Congreso puede aprobar la legislación y tenerla firmada para este martes, los bancos podrían empezar a hacer préstamos a los negocios pequeños y medianos, con el apoyo de la Reserva Federal, a partir de este viernes.

En su anuncio que hizo este lunes, la Reserva Federal comentó que establecerá tres nuevas instalaciones crediticias que proporcionarán hasta 300 billones de dólares para comprar bonos corporativos, un rango más amplio de bonos municipales y valores vinculados a esa deuda como préstamos de autos e inmuebles.

También comprará una cantidad ilimitada de bonos de la Tesorería y valores respaldados por hipotecas para tratar de mantener bajas las tasas crediticias y asegurarse que los mercados funcionen tranquilamente.

Esta arriesgada solución del Banco Central es un reconocimiento que sus planes anteriores de mantener el crédito fluyendo ágilmente, que incluyó límites para los dólares, no sería suficiente para enfrentar el brote viral, que ha provocado que la economía de Estados Unidos casi se estanque, debido a que los trabajadores y consumidores deben quedarse en casa.

La semana pasada, dio a conocer que compraría 500 billones de bonos de la Tesorería y 200 billones de valores respaldados por hipotecas, pero rápidamente revisó esas cantidades durante el fin de semana.

Y para este lunes, la Reserva Federal de Nueva York comentó que compraría 75 billones de dólares de bonos de la Tesorería y 50 billones de dólares de valores respaldados por hipotecas cada día de esta semana.

“Esto está impulsando realmente la economía” para que empiece a funcionar nuevamente cuando disminuya la crisis de salud, comentó Donald Kohn, ex vicepresidente de la Reserva Federal, quien es integrante de alta jerarquía de la Institución Brookings.

“Parte de eso será otra historia, ya que nos asegurará que el crédito estará disponible”.

Kohn hizo notar que tomaría tiempo establecer algunos de los programas de la Reserva Federal, aunque tan sólo el saber que están en marcha podrá darle confianza a los negocios.

Muchas empresas que están solicitando créditos están preocupadas acerca del flujo de efectivo, ya que están disminuyendo sus ingresos junto con sus clientes.

Elizabeth Cooper McFadden, quien administra Novella Brandhouse, una empresa de mercadotecnia en Kansas City, Missouri, solicitó un crédito para desastres a la Administración de Negocios Pequeños.

Aunque se encuentra preocupada sobre cuánto tiempo le tomará para que el crédito sea procesado y se pregunta si el programa de la Reserva Federal podría ser más rápido.

Ella necesitará más dinero en los próximos 30 a 60 días. McFadden también le gustaría que hubiera términos más tolerantes que lo que permiten los créditos SBA.

“Estamos viendo todas las opciones”, dijo y agregó con esperanza: “Creo que dentro de 90 días, vamos tener un panorama distinto --- de una manera positiva”.

La Reserva Federal mayormente genera el dinero que será usado para comprar bonos y prestárselos a empresas grandes y pequeñas. Aunque tratará de evitar las pérdidas crediticias.