Estados Unidos

Presiona a demócratas oleada de migrantes en la frontera

La administración de Biden está tratando de equilibrar su deseo de rechazar el enfoque agresivo de Trump

The New York Times

The New York Times

viernes, 19 marzo 2021 | 20:00

Estados Unidos— La Cámara, que está liderada por demócratas, aprobó este jueves propuestas de ley que podrían ofrecer un camino a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados, incluyendo a los llamados Dreamers, y que eventualmente le garantizarían un estatus legal a casi un millón de jornaleros agrícolas y a sus familias.

Al llevar a cabo la votación sobre esas propuestas de ley --- en lugar de realizar una reforma integral de inmigración que propuso el presidente Biden --- los legisladores demócratas esperan trazar una clara línea entre ellos y los republicanos en algunos de los elementos más populares y controvertidos del amplio plan de inmigración de Biden.

Ellos están presionando sobre lo que consideran es una ventaja en un tema en donde la opinión pública se ha movido significativamente hacia la izquierda en los últimos cinco años: los sondeos muestran que más de cuatro de cinco votantes en todo el país apoya actualmente el permitir que los Dreamers, que son los inmigrantes que fueron traídos al país durante su niñez, se conviertan en ciudadanos.

Sin embargo, esa ventaja podría estar en peligro, debido a una situación que cada vez es más difícil en la frontera entre Estados Unidos y México. Una oleada de personas que buscan asilo y otros migrantes que han llegado desde el inicio de la administración de Biden, atraídos en parte por el nuevo tono más permisible comparado con el de su predecesor.

Los republicanos han utilizado la oleada para ponerle la etiqueta de “la crisis fronteriza de Biden” en una nueva serie de anuncios políticos y han aumentado la cobertura sobre el tema en los medios de comunicación conservadores.

Biden y su secretario de Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, están tratando de equilibrar su deseo de rechazar el enfoque agresivo de Trump --- particularmente con los menores no acompañados, que han llegado a la frontera en este mes a un ritmo de unas 400 personas al día --- con el conocimiento de que proceder como se hacía habitualmente no es una opción, mientras decenas de miles de migrantes, que huyen de la inseguridad y la pobreza en su país de origen, requieren en dónde vivir y de que sean procesadas sus solicitudes. 

Hace un mes, la inmigración no se registraba como una de las principales preocupaciones de la mayoría de los estadounidenses. Una encuesta del Pew Research Center a principios de febrero encontró que solo el 38 por ciento del país pensaba que "reducir la inmigración ilegal" debería ser una de las principales prioridades entre los objetivos de política exterior de Estados Unidos.

Esa fue la mitad de la parte que decía que proteger los empleos estadounidenses debería ser un área principal de enfoque de política exterior. E incluso menos dijeron que reducir la inmigración legal debería ser una prioridad.

Pero en una encuesta de CNN publicada la semana pasada, la inmigración fue el único problema, de una lista de siete, sobre el cual los estadounidenses le dieron a Biden críticas significativamente negativas. El cuarenta y nueve por ciento de los encuestados desaprobó la forma en que él maneja la inmigración, mientras que el 43 por ciento lo aprobó.

Entre los políticos independientes, estaba a 15 puntos de ventaja: el 53 por ciento lo desaprobaba, el 38 por ciento lo aprobaba.

Al testificar ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes esta semana, el Sr. Mayorkas reconoció que la situación en la frontera "es indudablemente difícil" y trató de manejar las expectativas. "Estamos trabajando día y noche para gestionarlo, y llevará tiempo", dijo.