Estados Unidos

Presión de Trump para reabrir escuelas enfrenta fuerte oposición

Encuestas recientes muestran que menos padres quieren que sus hijos regresen a las aulas ahora que en la primavera

Associated Press

The New York Times

jueves, 13 agosto 2020 | 08:49

En junio, cuando la crisis del coronavirus pareció controlarse en Estados Unidos, los maestros y padres de todo el país finalmente comenzaron a sentirse optimistas sobre la reapertura de las escuelas este otoño. Volver al salón de clases parecía posible. Los distritos comenzaron a armar planes. Luego vino un tweet.

"¡¡¡LAS ESCUELAS DEBEN ABRIR EN OTOÑO!!!" El presidente Trump declaró el 6 de julio, expresando un mantra que repetiría una y otra vez en las próximas semanas, con diversos grados de amenaza, mientras buscaba reactivar la debilitada economía de la nación.

Casi al mismo tiempo, el número de casos en gran parte del país comenzó a aumentar nuevamente. En las semanas posteriores, cientos de distritos cambiaron de rumbo y decidieron comenzar el año escolar con instrucción remota.

Según algunas estimaciones, al menos la mitad de los niños del país ahora pasarán una parte significativa del otoño, o más, aprendiendo frente a sus computadoras portátiles.

El aumento de las tasas de infección fue claramente el principal impulsor de la decisión de continuar con el aprendizaje remoto. Pero las demandas, a menudo belicosas de Trump de reabrir las aulas, ayudaron a endurecer la opinión de muchos educadores de que no sería seguro.

"Si me hubieran dicho que Trump estaba haciendo esto como un favor a la multitud de escuelas que no deben abrir, lo creería", dijo Rick Hess, director de política educativa del American Enterprise Institute.

De hecho, mientras el presidente ha presionado para que las escuelas vuelvan a abrir, los padres se han movido en la otra dirección. Una encuesta reciente del Washington Post encontró que los padres desaprueban el manejo de Trump de la reapertura de la escuela por una mayoría de dos tercios. Y una nueva encuesta de Gallup muestra que menos padres quieren que sus hijos regresen a los edificios escolares ahora que en la primavera.

En todo el país, la tensión entre los sindicatos, los funcionarios escolares, las autoridades locales y los gobernadores sobre quién debe tomar las decisiones, ha llevado a mensajes contradictorios sobre si los estudiantes asistirán a clases en persona, con muchos distritos a solo semanas, o incluso días, de las reaperturas programadas.