Presidente de Ucrania cedió a demandas de Trump, hasta que la suerte lo salvó

Auxiliares de Zelensky estaban por aceptar y planeaban hacer un anuncio público sobre las investigaciones solicitadas por EU

The New York Times
jueves, 07 noviembre 2019 | 11:13
The New York Times |

Kiev.- A principios de septiembre, el nuevo presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, enfrentó a una agonizante decisión: ceder ante las demandas del presidente Trump de anunciar públicamente que abriría investigaciones contra sus enemigos políticos, o rechazar y perder la ayuda militar que tanto necesitaba.

Solo Trump podía desbloquear dicha ayuda, según le habían dicho dos senadores de Estados Unidos, y el tiempo se estaba agotando. Si el dinero, casi 400 millones de dólares, no era liberado para el final del año fiscal el 30 de septiembre, la anhelada ayuda podría perderse en su totalidad.

En una ráfaga de mensajes en WhatsApp y reuniones en la capital de Ucrania, Kiev, durante varios días, los asistentes de alto nivel debatieron la situación. Evitar la política partidista con Estados Unidos siempre había sido la primera regla de la política exterior de Ucrania, pero la ayuda militar era vital para la guerra contra las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia en el este de Ucrania, un conflicto que ha cobrado las vidas de unas 13 mil personas desde que comenzó en el 2014.

Para entonces, sin embargo, los auxiliares de Zelensky ya estaban por aceptar lo que parecía ser inevitable, y haciendo planes para un anuncio público sobre las investigaciones. Era una decisión fatídica para un presidente electo abanderado por una plataforma dispuesta a combatir la corrupción en el país, misma que incluía ponerle fin a todas aquellas investigaciones con motivos políticos.

Aunque había planes en marcha para dar a la Casa Blanca la declaración pública que deseaba, los eventos en Washington salvaron al gobierno ucraniano de cualquier decisión final y eliminaron la necesidad de hacer tal declaración.

Pero se había filtrado la noticia del congelamiento de la ayuda militar, y el Congreso estadounidense quedó inmerso en la controversia. Dos días antes de la entrevista programada, la administración de Trump liberó la ayuda militar y la oficina de Zelensky canceló rápidamente la declaración.

Desde entonces, los funcionarios de la administración de Trump, incluido el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, han tratado de argumentar que la ayuda de seguridad no podría haber estado condicionada por la declaración pública, porque la ayuda fue liberada sin que tal declaración se hiciera.

Pero ese argumento se derrumbó cuando una sucesión de diplomáticos de Estados Unidos, encabezados por Sondland el martes, rindieron testimonio en la investigación de juicio político, diciendo que el congelamiento de la ayuda militar era parte de un intercambio de favores diseñado para obligar a Zelensky a hacer la declaración pública.