PUBLICIDAD

Estados Unidos

Preocupa a tribus que EU reactive explotación de uranio por veto a Rusia

Estados Unidos depende de Rusia para alimentar a más de 90 reactores nucleares en todo el país

The New York Times

lunes, 02 mayo 2022 | 10:57

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- Después de que Rusia invadió Ucrania en febrero, Estados Unidos impuso prohibiciones a las fuentes de energía rusas, desde el petróleo hasta el carbón. Pero una importación crítica de energía rusa se quedó sola: el uranio, del que depende Estados Unidos para alimentar a más de 90 reactores nucleares en todo el país.

Esa dependencia de Rusia está dando vida a las ambiciones de resucitar la industria del uranio en el oeste de Estados Unidos, y también evoca temores sobre el legado tóxico de contaminación de la industria. Con algunas de las vetas de uranio más codiciadas encontradas en tierras indígenas, los movimientos están provocando enfrentamientos entre las empresas mineras y los halcones de seguridad energética, por un lado, y las naciones tribales y los ambientalistas, por el otro.

PUBLICIDAD

La mina Pinyon Plain de Arizona, situada a menos de 16 kilómetros del borde sur del Gran Cañón, está emergiendo como la zona cero de tales conflictos.

La tribu Havasupai, cuya gente ha vivido en las tierras de los cañones y las mesetas del Gran Cañón desde tiempos inmemoriales, llama al área del sitio minero Mat Taav Tiijundva, "Lugar de encuentro sagrado".

Pero desde la invasión de Rusia, los ejecutivos mineros han visto el sitio como algo más: la punta de lanza en su empujón para avanzar en los proyectos de uranio estadounidenses.

“Tenemos la capacidad de reducir la dependencia del uranio ruso en este momento”, dijo Mark Chalmers, director ejecutivo de Energy Fuels, la compañía de Colorado propietaria de Pinyon Plain y que está luchando en los tribunales para aumentar la producción de uranio.

El Gran Cañón experimentó un auge de la minería de uranio en la década de 1950 que disminuyó en la década de 1980, cuando se construyó Pinyon Plain. Cerca de los cementerios de Havasupai, y objeto de batallas legales casi desde su creación, la mina nunca ha estado en pleno funcionamiento. Pero la mina produce agua con alto contenido de arsénico y uranio como resultado de una perforación hace varios años que perforó un acuífero, lo que provocó temores de que el sitio pudiera contaminar los suministros de agua de Havasupai.

“Es fácil usar esta guerra como una excusa para avanzar en este proyecto”, dijo Stuart Chavez, miembro del Consejo Tribal Havasupai, sobre la mina Pinyon Plain, que es uno de los numerosos sitios de uranio ya autorizados en estados como Arizona, Utah y Wyoming, que podría aumentar rápidamente la actividad si se imponen sanciones al uranio ruso. Sostiene que Estados Unidos podría recurrir a Canadá u otras naciones amigas para compensar el uranio ruso si las importaciones terminan.

La situación que rodea al uranio ruso contrasta con el petróleo ruso, que representaba un flujo de petróleo relativamente pequeño en el país antes de la prohibición de tales importaciones. Estados Unidos todavía depende de Rusia y dos exrepúblicas soviéticas, Kazajstán y Uzbekistán, para obtener casi la mitad del uranio necesario para alimentar los reactores nucleares estadounidenses.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search