Estados Unidos

Por debate religioso, Suprema Corte detiene ejecución de reo en Texas

Asesino pidió que su pastor lo sostenga mientras muere, reabriendo debate por tercera vez en el estado

Jolie Mccullough
Texas Tribune

jueves, 09 septiembre 2021 | 17:43

The New York Times | John Ramírez The New York Times | El pastor del convicto The New York Times | La cárcel donde se encuentra John Ramírez Tomada de internet | John Ramírez

El Paso— Casi tres horas después de la muerte programada de John Ramírez en una prisión de Texas el miércoles, la Corte Suprema de Estados Unidos detuvo su ejecución.

Es la tercera vez desde 2019 que el tribunal superior de la nación detiene una ejecución en Texas por las reglas del sistema penitenciario estatal sobre cómo los asesores religiosos pueden atender, mientras mueren, a los presos condenados a la pena máxima. En una orden breve el miércoles por la noche, el tribunal solicitó que los argumentos orales se presentaran ante los jueces en octubre o noviembre.

Ramírez, de 37 años, fue declarado culpable del asesinato capital en 2008 y sentenciado a muerte por el asesinato y robo en 2004 de Pablo Castro, empleado de una tienda de conveniencia en Corpus Christi. Los registros judiciales indican que Ramírez había apuñalado a Castro 29 veces durante una ola de robos para conseguir dinero de la droga con dos mujeres. Castro tenía un dólar con 25 centavos en su poder.

Después de que se fijara su ejecución este año, la última solicitud de Ramírez al estado había sido que dejara que su pastor lo sostuviera mientras moría.

Era una solicitud que el sistema penitenciario de Texas había sido rechazado. Ramírez argumentó que la decisión violó sus derechos religiosos, pero los tribunales inferiores se han puesto del lado del estado.

"[El Departamento de Justicia Criminal de Texas], TDCJ, tiene un gran interés en mantener un proceso ordenado, seguro y efectivo cuando se lleva a cabo un procedimiento irrevocable y cargado de emociones", dictaminó el juez de distrito federal David Hittner la semana pasada.

El juez de distrito agregó que TDCJ "se adaptará a las creencias religiosas de Ramírez al darle acceso a Ramírez a su pastor el día de la ejecución y permitirle permanecer cerca durante la ejecución".

El protocolo de ejecución actual de TDCJ permite que los asesores espirituales de los presos estén en la cámara de la muerte, pero parados en la esquina "debido a preocupaciones de seguridad", según un correo electrónico del abogado general de la agencia incluido en el expediente judicial.

"Entiendo que podré estar en la misma habitación con John durante su ejecución, pero no podré tocarlo físicamente", escribió Dana Moore, pastor de la Segunda Iglesia Bautista en Corpus Christi, en una declaración jurada presentado en la corte el mes pasado. "Necesito estar en contacto físico con John Ramirez durante el momento más estresante y difícil de su vida para darle consuelo".

Durante años, los capellanes empleados por TDCJ solían estar en la habitación durante las ejecuciones, rezando y apoyando una mano en la pierna del prisionero. Pero la agencia solo contaba con asesores cristianos y musulmanes en su personal.

En 2019, cuando a un prisionero budista le dijeron que su asesor no podría entrar en la habitación con él porque le inyectarían una dosis letal de pentobarbital, argumentó que se trataba de discriminación religiosa. La Corte Suprema de Estados Unidos estuvo de acuerdo, detuvo la ejecución de marzo de 2019 y puso en marcha una discusión que duró varios años sobre los protocolos de ejecución de Texas.

Días después, TDCJ optó por igualar el campo de juego al prohibir a los capellanes de cualquier religión permanecer dentro de la cámara de la muerte, incluido su propio personal. En cambio, los asesores espirituales podrían estar en las pequeñas habitaciones adyacentes donde se reúnen los amigos y familiares de las víctimas de asesinato y los prisioneros, así como los medios de comunicación.

Luego, en junio de 2020, el tribunal superior de la nación detuvo otra ejecución en Texas debido a la nueva política del estado sobre los capellanes. El condenado argumentó que violó sus libertades religiosas, y los jueces ordenaron a los tribunales inferiores que determinen “si se producirían graves problemas de seguridad si se permite a un preso que enfrenta la ejecución elegir al asesor espiritual que el preso desea tener en su presencia inmediata durante la ejecución".

Este abril, TDCJ revisó nuevamente su política de ejecución: permitir que los condenados a muerte tengan a sus asesores religiosos personales en la sala con ellos mientras son ejecutados, siempre que los asesores primero sean verificados, pasen una verificación de antecedentes y completen una orientación estatal. Pero a diferencia de los capellanes de TDCJ, los asesores espirituales externos a la agencia no pueden tocar a los prisioneros mientras mueren.

El abogado de Ramírez, Seth Kretzer, comparó la política con una "orden de mordaza espiritual" en los documentos judiciales. La Procuraduría General de Texas respondió que la política actual "se adapta a las necesidades religiosas [de Ramírez] al permitir que su pastor lo visite y ore en voz alta con él hasta dos horas inmediatamente antes de su ejecución".

El estado también argumenta que permitir que Ramírez acceda a los rituales de sus creencias también abriría la puerta a otras religiones.

"Cuando un protestante puede pedirle a su pastor que le ponga las manos encima al pasar, un musulmán puede preferir que su cuerpo sea lavado y envuelto inmediatamente después de su muerte, y un budista, que su cuerpo permanezca intacto durante siete días después de su muerte", señaló la fiscal general adjunta Jennifer Wren Morris en un expediente judicial el mes pasado.

Kretzer respondió que tales actos no parecían "excesivamente gravosos".

"Parece haber un hilo de hostilidad religiosa en todas las posiciones cambiantes del Estado", dijo en su presentación judicial.

close
search