Estados Unidos

Policía de Minneapolis usa mayor fuerza contra afroamericanos que con blancos

Emplean patadas, golpes, derribos o pistolas eléctricas; casi el 60% de las veces la persona sometida es afroestadounidense

Associated Press

The New York Times

miércoles, 03 junio 2020 | 09:43

El video de los últimos momentos de George Floyd horrorizó a la nación, lo que provocó protestas que han llevado a toques de queda e intervenciones de la Guardia Nacional en muchas grandes ciudades.

Pero para la comunidad afroamericana en Minneapolis, donde Floyd murió después de que un oficial presionó una rodilla en su cuello durante 8 minutos y 46 segundos, ver a la policía usar alguna medida de fuerza es inquietantemente común.

Alrededor del 20 por ciento de la población de 430 mil de Minneapolis es afroamericana. Pero cuando la policía propina patadas, golpes en el cuello, golpes, empujones, derribos, pistolas eléctricas u otras formas de fuerza física, casi el 60 por ciento de las veces la persona sometida es afroamericana. Y eso está de acuerdo con las propias cifras de la ciudad.

Los líderes comunitarios dicen que la frecuencia con la que la policía usa la fuerza contra los residentes afroamericanos ayuda a explicar una furia en la ciudad que va más allá de la muerte del George Floyd.

Desde 2015, la policía de Minneapolis ha documentado el uso de la fuerza unas 11 mil 500 veces. Por al menos 6 mil 650 actos de fuerza, el sujeto era afroamericano.

En comparación, la policía ha usado la fuerza unas 2 mil 750 veces contra residentes blancos, que representan alrededor del 60 por ciento de la población.

Todo eso significa que la policía en Minneapolis utilizó la fuerza contra los afroamericanos a un ritmo al menos siete veces mayor que el de los blancos durante los últimos cinco años.

Las disparidades en el uso de la fuerza en Minneapolis son paralelas a las grandes diferencias raciales en la ciudad, como los ingresos, la educación y el desempleo, dijo David Schultz, profesor de la Universidad Hamline en St. Paul, quien ha estudiado las tácticas de la policía local durante dos décadas.

"Simplemente refleja las disparidades de tantas otras cosas en las que Minneapolis está muy mal", dijo Schultz.

Hace unos años, cuando Schultz impartió un curso sobre agentes en el cumplimiento del deber, describió a Minneapolis como "un laboratorio de todo lo que no debe hacerse cuando se trata del uso de la fuerza por parte de la policía".