Estados Unidos

Poco probable que algún militar toque una vacuna contra Covid

Donald Trump ha dado la impresión de que las tropas empacarían los viales

The New York Times

viernes, 27 noviembre 2020 | 10:10

Associated Press | Militares estadounidenses
Nueva York— Cuando el presidente Trump habla sobre los esfuerzos para entregar la vacuna contra el coronavirus a millones de estadounidenses ansiosos por regresar a sus vidas normales, a menudo dice que está “contando con los militares” para hacerlo.

Trump ha dado la impresión de que las tropas empacarían los viales, los transportarían de las fábricas a las farmacias y quizás incluso administrarían inyecciones. Y, en ocasiones, los oficiales militares que trabajan en el extenso programa interinstitucional para trasladar esas dosis de vacunas de las compañías farmacéuticas a los consultorios médicos han indicado lo mismo.

En realidad, el papel de los militares ha sido menos público y más generalizado de lo que sugiere esta caracterización.

Cuando las empresas carecen de los espacios físicos necesarios para llevar a cabo sus ensayos de medicamentos, el Departamento de Defensa ha adquirido remolques y permisos para crear sitios médicos emergentes en los estacionamientos. Cuando escaseaba una pieza requerida de plástico o vidrio, los militares aprovecharon una ley aprobada durante la Guerra de Corea para obligar a los fabricantes a moverlos al frente de la línea. Si un huracán golpea en algún lugar, bloqueando los camiones, el ejército tiene listo el transporte.

Pero la distribución de vacunas se dejará en gran parte a sus productores y empresas de transporte comercial. Los helicópteros Black Hawk no aterrizarán junto a la farmacia del vecindario para entregar dosis. No habrá tropas administrando inyecciones.

"Es muy poco probable que alguien del gobierno toque una vacuna, ya sea cargando un camión, descargando un camión, moviendo hielo seco o inyectando la vacuna antes de que los estadounidenses la reciban", dijo Paul Mango, subjefe de personal en el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el portavoz principal de Operation Warp Speed, el consorcio federal de múltiples agencias para acelerar una vacuna.

Sin embargo, agregó, “cada detalle logístico que se pueda imaginar, agujas, jeringas, hisopos, vendas, hielo seco”, podría obtenerse a través del proceso de contratación del gobierno y, a menudo, más rápido que a través del sector privado.

Decenas de empleados del Departamento de Defensa se entrelazan a través de las oficinas gubernamentales involucradas en el esfuerzo, lo que constituye una gran parte del personal federal. Esas cifras han llevado a algunos funcionarios del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades a quejarse en privado de que el papel de los militares en la Operación Warp Speed era demasiado grande para una tarea que es, en esencia, una campaña de salud pública.

close
search