Estados Unidos

Planea senador de Missouri objetar victoria de Biden

Josh Hawley presentará objeciones la semana próxima cuando el Congreso se reúna para ratificar el triunfo del presidente electo

Associated Press / El senador republicano Josh Hawley, de Missouri

Associated Press

miércoles, 30 diciembre 2020 | 17:43

Washington— El senador republicano Josh Hawley, de Missouri, dijo hoy que presentará objeciones la semana próxima cuando el Congreso se reúna para ratificar la victoria del presidente electo Joe Biden en las urnas, lo que obligará a la Cámara de Representantes y al Senado a realizar votaciones que probablemente retrasarán —pero de ninguna manera alterarán— la certificación final de la victoria de Biden.

El presidente Donald Trump ha afirmado, sin pruebas, que hubo un fraude generalizado en la elección. Ha presionado a los senadores republicanos para que den seguimiento a sus acusaciones infundadas a pesar de que el Colegio Electoral este mes cimentó la victoria de Biden por 306-232 y a pesar de que los múltiples esfuerzos legales para impugnar los resultados han fracasado.

Un grupo de republicanos en la cámara baja, donde los demócratas son mayoría, ya habían dicho que objetarían en nombre de Trump durante el conteo de votos electorales del 6 de enero, y sólo necesitaban que un senador los apoyara para forzar las votaciones en ambas cámaras.

Sin dar detalles o pruebas, Hawley afirmó que objetaría porque “algunos estados, incluido notablemente Pensilvania” no siguieron sus propias leyes electorales. Las demandas que impugnan la victoria de Biden en Pensilvania no han tenido éxito.

“Como mínimo, el Congreso debería investigar las acusaciones de fraude electoral y adoptar medidas para garantizar la integridad de nuestras elecciones”, dijo Hawley en una declaración. También criticó la forma como Facebook y Twitter manejaron el contenido relacionado con las elecciones, y la describió como un intento de ayudar a Biden.

La portavoz de la transición de Biden, Jen Psaki, calificó la medida de Hawley como una “bufonada” que no tendrá efecto en la juramentación de Biden el 20 de enero.

“El pueblo estadounidense habló con claridad en esta elección, y 81 millones de personas han votado por Joe Biden y Kamala Harris”, señaló Psaki en una llamada con periodistas. “El Congreso certificará los resultados de la elección como lo hace cada cuatro años”.

Cuando el Congreso se reúne para certificar los resultados del Colegio Electoral, cualquier legislador puede objetar los votos de un estado por cualquier motivo. Pero la objeción no se admite a menos que sea presentada por escrito y esté firmada por un miembro de la Cámara de Representantes y por un miembro del Senado.

Cuando hay tal petición, entonces la sesión conjunta se suspende y ambas cámaras van a sesiones separadas para considerarla. Para que la objeción se sostenga, ambas cámaras deben estar de acuerdo con ella por mayoría simple de votos. Si no están de acuerdo, se toman como válidos los votos electorales originales.

La última vez que se examinó una objeción de este tipo fue en 2005, cuando la representante Stephanie Tubbs Jones, de Ohio, y la senadora Barbara Boxer, de California, ambas demócratas, se opusieron a los votos electorales de Ohio, alegando que había irregularidades en la votación. Ambas cámaras debatieron la objeción y la rechazaron. Era apenas la segunda vez que se producía una votación de este tipo.

Como presidente del Senado, el vicepresidente Mike Pence presidirá la sesión del 6 de enero y declarará al ganador.

Hawley es un senador en su primer mandato y potencial contendiente en las primarias presidenciales de 2024, y su decisión de unirse a los objetores de la Cámara de Representantes es un desaire al líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell, quien había pedido a su bancada que no participara en un intento inútil de anular los resultados.

Consciente de que la Cámara de Representantes no apoyaría tal desafío y de que éste pondría a la mayoría de sus colegas republicanos en un aprieto, McConnell les dijo en una llamada privada el 15 de diciembre que sería un “terrible votación” por hacer. Eso es según dos personas que no estaban autorizadas a discutir públicamente la llamada privada y hablaron bajo condición de anonimato.

Aunque algunos republicanos han hecho eco de las afirmaciones infundadas de Trump, o al menos se han negado a rechazarlas, McConnell y un número cada vez mayor de senadores republicanos han reconocido que Biden ganó.