Estados Unidos

Piden a gobernadora de NM frene plan de basurero nuclear

El pueblo de Nuevo México y nuestro medio ambiente merecen un mejor trato, dicen activistas en carta

Tomada de Internet / Imagen ilustrativa

Associated Press

lunes, 12 octubre 2020 | 18:17

Albuquerque— Grupos ambientalistas y otros solicitaron a la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, la creación de una agencia gubernamental que tendría la tarea de evitar que el estado se convierta en un basurero permanente de combustible nuclear usado y otros desechos de alto riesgo.

Docenas de grupos enviaron el viernes una carta a la gobernadora demócrata. En la misiva, subrayan el logro de las autoridades de Nevada para frenar el otrora propuesto proyecto de desechos en la zona de la Montaña Yucca en ese estado y pidieron a la gobernadora que considere medidas similares para proteger a Nuevo México.

“El pueblo de Nuevo México y nuestro medio ambiente merecen un mejor trato que un plan que ofrece millones de años de una amenaza pública sanitaria por la propagación de desechos radiactivos en nuestras tierras, aire, agua y ríos”, se afirma en la carta. “Por favor considere qué otras medidas más agresivas se pueden tomar para vencer el plan Holtec”.

Holtec, con sede en Nueva Jersey, busca obtener una licencia por 40 años de la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos (NRC, por sus siglas en inglés) para construir lo que ha sido descrito como un vanguardista complejo cerca de Carlsbad. Ejecutivos de la compañía han dicho que el proyecto es necesario debido a que el gobierno federal aún no ha encontrado una solución permanente para el desecho de toneladas de combustible utilizado que se acumula en las plantas comerciales de energía nuclear de diferentes lugares de Estados Unidos.

La primera fase del proyecto gira en torno al almacenaje de hasta 8mil 680 toneladas métricas de uranio, que serían vertidas en 500 contenedores. Una expansión a futuro podría crear espacio para hasta 10 mil contenedores de combustible nuclear usado.

Holtec ha indicado que el lugar en Nuevo México — a unos 56 kilómetros (35 millas) de Carlsbad— es una zona remota y con estabilidad geológica. La compañía también ha dicho que los barriles de cuatro capas en los que se almacenaría el combustible usado serían fabricados de acero y plomo y serían transportados en un tren con estrictas medidas de seguridad.