¿Permanecer o irse?

Nueva política de Trump obliga a los aspirantes a asilo en EU a enfrentar una disyuntiva: esperar su turno aquí o intentar cruzar por otra frontera

The Texas Tribune
domingo, 25 agosto 2019 | 06:00
Omar Morales / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Han pasado más de tres meses desde que Carmen llegó a esta ciudad fronteriza para esperar su oportunidad de solicitar asilo en Estados Unidos.

Pero desde esa segunda semana de mayo sus esperanzas de solicitar protección han desaparecido, luego resucitado y luego nuevamente desvanecido. El último latigazo mental se produjo la semana pasada, después de que un tribunal federal de apelaciones en California dictaminó que los inmigrantes que buscan asilo que cruzan a Texas o Nuevo México pueden ser excluidos de recibir protección si no cumplen con una nueva política de administración de Trump anunciada el mes pasado, ésa requiere que los migrantes soliciten asilo en la primera nación disponible en la que ingresan.

East Bay Sanctuary Covenant, Al Otro Lado, Innovation Law Lab y el Centro Centroamericano de Recursos llevaron a la administración a los tribunales, y un juez federal de distrito en San Francisco inicialmente suspendió la medida, pero los jueces de apelación luego dictaminaron que el tribunal inferior estaba equivocado al otorgar una orden judicial a nivel nacional y sólo la dejarían en pie en California y Arizona.

Mientras las dos partes luchaban en la corte, Carmen, que salió de Cuba la primavera pasada, dijo que eligió esperar en la fila en Ciudad Juárez, donde pudo alquilar una habitación en una pequeña casa cerca de la frontera gracias al dinero que recibe de su hijo – en lugar de cruzar el río Bravo ilegalmente porque quería “hacer las cosas de la manera correcta”.

Carmen, que pidió ser identificada sólo por su nombre de pila para evitar poner en peligro su caso, todavía tiene semanas para esperar hasta que se llame a su número. Bajo el sistema de medición de la administración Trump, que sólo permite que un pequeño número de migrantes crucen los puertos de entrada y soliciten asilo, todavía tiene que esperar a miles de migrantes que llegaron antes que ella.

“Mañana podría ser una historia diferente, mañana podrían decir que todos (ya aquí) tienen que solicitar asilo únicamente en México”, dijo.

Aseguró que la decisión de la corte de apelaciones no debería aplicarse a ella, ya que se dirigió a la frontera antes de que la administración Trump cambiara las reglas. Pero dijo que otros cubanos ya han viajado al oeste para intentar solicitar asilo en la frontera en Arizona o California, donde la nueva regla no se aplica porque esos estados están bajo la jurisdicción de un tribunal de apelaciones diferente.

“Un amigo me llamó y dijo que fue detenido” en algún lugar del camino por las autoridades mexicanas, dijo Carmen. “Ahora quieren deportarlo”. Ella no ha tenido noticias de los demás.

Leidy Pérez-Davis, asesora política de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, dijo que el fallo dividido y la confusión que ha causado no es sorprendente dado el historial de la administración Trump en políticas de inmigración.

“Se remonta a todo el caos que ha creado esta administración en la frontera y todas estas políticas se han implementado de diferentes maneras en toda la región fronteriza”.

Los abogados del Proyecto de Libertades Civiles de los Estados Unidos han presentado informes complementarios ante el tribunal inferior de California argumentando que la política también debería detenerse en Nuevo México y Texas.

En una presentación fechada el lunes, los abogados de la ACLU (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles) dijeron que no tiene sentido detener la política de Trump en dos estados fronterizos, sino permitirla en otros dos ya que el sistema de asilo está tan descentralizado.

“Por ejemplo, un solicitante de asilo puede ingresar a Estados Unidos a través de Texas, tener una entrevista de miedo creíble en Nueva Jersey y, en última instancia, solicitar asilo en California”, indica el documento.

Incluso si personas como Carmen deciden arriesgarse y viajar hacia el oeste hacia las fronteras de Arizona o California con México, aún podrían terminar en Texas o Nuevo México después de solicitar asilo y ser rechazados según la nueva regla, dijo Eduardo Beckett, un Abogado de inmigración con sede en El Paso.

“He visto muchos, muchos casos en los que las personas entran a través de Tijuana y no tienen nada que ver con Texas, no hay familia aquí ni raíces. Nada”, concluyó Beckett.