Estados Unidos

Para enfrentar a China, pide Biden invertir $4 billones

Según el presidente favorecerá el crecimiento, creará una economía más equitativa y hará a Estados Unidos más competitivo frente a China

Associated Press / Joe Biden

Agencias

jueves, 29 abril 2021 | 06:00

Washington— El presidente Joe Biden, recién salido de una victoria en un gran paquete de estímulo, está lanzando otra propuesta de $4 billones en gastos para realizar inversiones audaces en la infraestructura física y el capital humano de la nación en lo que, según él, favorecerá el crecimiento, creará una economía más equitativa y hará a Estados Unidos más competitivo frente a China, sin efectos secundarios negativos, publicó The Washington Post.

Es un experimento audaz que no se ha probado en la economía moderna de Estados Unidos. Este año y el próximo, los pronosticadores predicen una explosión en la contratación y el crecimiento que curará rápidamente la mayoría de las heridas financieras de la pandemia. Pero se debate mucho sobre cómo las grandes propuestas de impuestos y gastos de Biden afectarían la recuperación económica en los próximos años.

La última propuesta en la agenda económica de Biden gastaría otros $1.8 billones, principalmente en educación, cuidado infantil y programas de licencia familiar y médica.

Pero eso se sumaría a los $2.3 billones en inversión en infraestructura propuesta y los $1.9 billones que el Congreso aprobó en marzo como una respuesta de emergencia a la pandemia.

La mayor preocupación es que la economía se recalentará por tanto estímulo, lo que provocará un rápido aumento de los precios, que dificultaría que las familias de clase media puedan comprar bienes y obligaría a las autoridades a desacelerar el crecimiento para contener la inflación. Ya existen focos de preocupación con los precios de los automóviles usados, que subieron casi un 10 por ciento, y la carne, incluidas las chuletas de res y cerdo, casi un 6 por ciento durante el año pasado.

Para pagar este nuevo gasto, Biden quiere aumentos de impuestos significativos para los ricos y las corporaciones, pero algunos economistas y líderes empresariales advierten que esto tiene el potencial de ser contraproducente. Los impuestos más altos pueden obstaculizar nuevas inversiones en el sector privado, frenar el entusiasmo por iniciar nuevos negocios e incluso empujar a las empresas estadounidenses existentes a mudarse al extranjero.