Estados Unidos

Pandemia ha devastado las cárceles de EU, pero podría salvar a mujer condenada a muerte

Lisa Montgomery, estaba programada para ser ejecutada el 8 de diciembre

The New York Times

domingo, 27 diciembre 2020 | 20:58

Estados Unidos— La decisión de un juez de retrasar la ejecución de la única mujer en el corredor de la muerte federal podría llevar la nueva fecha a los primeros días de la administración del presidente electo Joseph R. Biden Jr., quien ha prometido trabajar para poner fin a la pena

capital federal.

La mujer, Lisa Montgomery, estaba programada para ser ejecutada el 8 de diciembre, pero esa fecha se retrasó después de que dos de sus abogados dieron positivo por el coronavirus poco después de viajar a una prisión federal en Texas para visitarla en noviembre.

Si se salvara la vida de la señora Montgomery como resultado de los retrasos causados por la infección de sus abogados, sería un alivio excepcional para una prisionera de un virus que ha arrasado las cárceles, infectando a los reclusos hacinados en espacios compartidos.

El Departamento de Justicia había reprogramado su ejecución para el 12 de enero, pero el juez Randolph D. Moss del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, para el Distrito de Columbia, dictaminó el pasado jueves que la fecha de ejecución de enero se había reprogramado ilegalmente debido a que se emitió una orden de suspensión por culpa de la enfermedad de sus abogados.

La señora Montgomery, de Melvern, Kansas, fue condenada en 2008 por matar a una mujer embarazada y cortar al bebé del abdomen. Trató de hacer pasar al bebé como suyo antes de admitir el crimen.

Los abogados de la señora Montgomery han dicho que tiene una enfermedad mental grave, que fue heredada de sus padres y agravada por el abuso sufrido cuando era niña, incluida la trata sexual de su madre y la violación en grupo por hombres.

La suspensión del caso de la señora Montgomery impidió que el gobierno la ejecutara antes del 31 de diciembre. No está claro cuánto tiempo esperará el gobierno para ejecutarla después de ese momento. Las reglas federales establecen que los avisos de ejecución deben entregarse a los prisioneros con al menos 20 días de anticipación, pero cuando la fecha reprogramada es menos de 20 días a partir de la fecha original, el prisionero debe ser notificado sólo "lo antes posible".