PUBLICIDAD

Estados Unidos

Países sólo dan 'pasos de bebé' en tema de gases de efecto invernadero

Advierten un panorama desolador por países que no están haciendo lo suficiente para mantener el calentamiento global en niveles seguros

The New York Times

martes, 14 noviembre 2023 | 11:57

The New York Times | Peregrinos musulmanes en La Meca. Según un estudio reciente, el calentamiento podría poner en peligro el suministro de alimentos en Arabia Saudí, así como la salud de los visitantes durante el Hajj.

PUBLICIDAD

A pesar del evidente coste humano y medioambiental del calentamiento global, los países sólo están dando "pequeños pasos" para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, afirmó un alto funcionario de las Naciones Unidas, resumiendo un nuevo informe de la ONU sobre las promesas hechas por los gobiernos hasta la fecha.

Las conclusiones de la ONU, publicadas el martes, son las últimas de varias evaluaciones que dibujan un panorama desolador en el que los países no están haciendo lo suficiente para mantener el calentamiento global dentro de unos niveles relativamente seguros. "El informe de hoy muestra que todos los gobiernos están dando pequeños pasos para evitar la crisis climática", declaró Simon Stiell, Secretario Ejecutivo de la Agencia de la ONU para el Cambio Climático. "Y muestra por qué los gobiernos deben dar pasos audaces".

Otro estudio realizado por investigadores de Arabia Saudí concluye que el país podría enfrentarse a una "crisis existencial" -que pondría en peligro el suministro de alimentos y agua, así como la salud de los peregrinos religiosos durante el Hajj- si la temperatura media mundial aumentara 3 grados Celsius, o 5,4 grados Fahrenheit, en comparación con la época preindustrial. Ese es aproximadamente el nivel de calentamiento previsto si todos los países cumplen sus objetivos climáticos.

Arabia Saudí es, por supuesto, uno de los mayores productores de petróleo del mundo, y es la quema de petróleo y otros combustibles fósiles lo que está calentando el planeta al liberar gases de efecto invernadero a la atmósfera.

"En esta coyuntura crítica", decía el informe de octubre, "Arabia Saudí se enfrenta a una elección trascendental: adaptarse e innovar ante la adversidad climática, o sufrir las graves y potencialmente irrevocables consecuencias de la inacción". El estudio, de 133 páginas, fue redactado por investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdullah y del Centro de Estudios e Investigación del Petróleo Rey Abdullah.

Es probable que este tipo de conclusiones sean fundamentales en el debate que tendrá lugar a finales de este mes, cuando decenas de miles de personas, incluidos líderes mundiales, se reúnan en Dubai para las negociaciones anuales de la ONU sobre el clima mundial. El futuro de los combustibles fósiles es el principal tema de debate, sobre todo porque las negociaciones se celebran en Oriente Medio, una región rica en petróleo.

El país anfitrión es Emiratos Árabes Unidos, un Estado petrolero. Por primera vez, un ejecutivo de la industria petrolera presidirá las negociaciones de la ONU sobre el clima.

Según el informe de las Naciones Unidas publicado el martes, si todos los países cumplieran sus promesas de frenar el calentamiento global, las emisiones mundiales aumentarían un 9% de aquí a 2030 en comparación con los niveles de 2010.

Pero es lo contrario de lo que debe ocurrir, según el consenso científico. Las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero deberían reducirse casi a la mitad para 2030, en comparación con los niveles de 2010, si el mundo quiere limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados para 2100, en comparación con el comienzo de la era industrial, un umbral al que se aspira y que parece cada vez más inalcanzable.

"El mundo no está consiguiendo controlar la crisis climática", declaró el martes el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres. El informe de la ONU, apegado a la diplomacia, no desglosa qué países están haciendo qué, ni señala con el dedo a los rezagados o a los obstruccionistas.

En la actualidad, la temperatura media mundial es aproximadamente 1,1 grados centígrados superior a la de hace 150 años, antes de la revolución industrial. Si los países cumplen sus compromisos climáticos actuales, se prevé que la temperatura media mundial aumente hasta 2,8 grados.

Según un indicador, el mundo está en vías de cumplir su objetivo a corto plazo de reducción de emisiones, y es el de las ventas de turismos eléctricos. Así se desprende de otro informe, publicado conjuntamente por varios grupos de investigación independientes.

El informe también evaluaba otros 41 indicadores, como el abandono de los combustibles fósiles en el sector eléctrico y la mejora de la eficiencia energética de los edificios. Ninguno de los otros indicadores iba por buen camino para cumplir el objetivo de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados. Por ejemplo, la proporción de energía eólica y solar para producir electricidad está creciendo, pero no lo suficientemente rápido.

Y algunos indicadores van en la dirección equivocada, advierte el informe. Las subvenciones públicas a los combustibles fósiles aumentaron el año pasado, por ejemplo, espoleadas por la invasión rusa de Ucrania y la subida vertiginosa del precio del petróleo y el gas.

Entre los ganadores de ese aumento de precios se encuentran los gigantes petroleros del mundo, incluidas las grandes petroleras estadounidenses y los petroestados de Oriente Medio, como Arabia Saudí.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search