Estados Unidos

Ordena gobernadora de Nuevo México cierre de negocios no esenciales

Medidas radicales comienzan el lunes durante dos semanas

Archivo / Michelle Lujan Grisham, gobernadora de Nuevo México

De la Redacción/El Diario de El Paso

viernes, 13 noviembre 2020 | 20:25

Santa Fe, Nuevo México— En medio del asombroso crecimiento de las infecciones y muertes por Covid-19, la gobernadora Michelle Lujan Grisham dijo el viernes que su administración prohibirá comer en restaurantes y ordenará el cierre de salones, gimnasios y otros negocios "no esenciales" en Nuevo México, publica The Albuquerque Journal.

Las nuevas y radicales restricciones comienzan el lunes y se prevé que duren dos semanas.

En una conferencia de prensa remota, Lujan Grisham dijo que la nueva orden de salud pública es necesaria para salvar vidas y aliviar la presión sobre el sistema de salud de Nuevo México. Los siete hospitales centrales del estado ya informan que las unidades de cuidados intensivos están llenas más allá de su capacidad de referencia.

"Estamos en el punto de ruptura, francamente", dijo Lujan Grisham.

La gobernadora agregó que espera convocar una sesión especial de la Legislatura lo antes posible para aprobar nuevas ayudas a empresas y familias.

Lujan Grisham describió la nueva orden de salud pública como un "reinicio" de dos semanas, después de lo cual algunas restricciones pueden ser relajadas condado por condado si alcanzan ciertos objetivos estadísticos.

La orden, dijo Lujan Grisham, ordena a los habitantes de Nuevo México que se queden en casa, excepto para salidas esenciales hasta fin de mes. Las reuniones de cinco o más personas siguen estando prohibidas, a menos que vivan juntas, y se requieren máscaras en lugares públicos.

De hecho, dijo la gobernadora, los habitantes de Nuevo México deberían quedarse en casa el Día de Acción de Gracias y compartir un trozo de pastel durante una llamada telefónica o mediante un programa de conferencias web.

"No vale la pena correr el riesgo", dijo sobre las reuniones en persona.

La nueva orden permitirá que las empresas clasificadas como esenciales, como supermercados, guarderías y farmacias, permanezcan abiertas.

Los minoristas de caja grande se limitarán a un 25 por ciento o 75 clientes, lo que sea menor. Deben cerrar a las 10 p.m. cada noche.

Los restaurantes pueden ofrecer servicio de recogida y entrega en la acera, pero las comidas en el lugar estarán prohibidas.

Los negocios que no se consideran esenciales, como los salones de belleza, los gimnasios y las peluquerías, generalmente deben suspender las actividades en persona.

El estado también se está preparando para permitir que los condados permitan más actividad comercial en persona después del 30 de noviembre, si alcanzan ciertos puntos de referencia sobre infecciones por Covid-19.