Estados Unidos

Orden de vacunación no frenará de inmediato la pandemia

Los mandatos de la vacuna protegerán a millones de personas más, en particular contra enfermedades graves

The New York Times

viernes, 10 septiembre 2021 | 14:07

Associated Press
Washington— Los nuevos mandatos de vacunas contra el coronavirus del presidente Biden tendrán amplias ramificaciones para las empresas, las escuelas y el discurso político en Estados Unidos. Pero para muchos científicos, la pregunta es más simple: ¿estas medidas harán retroceder una pandemia creciente?

La respuesta: Sí, a largo plazo.

Ha quedado claro que la nación no puede esperar poner fin a la pandemia con un 37 por ciento de los estadounidenses que no han recibido una sola dosis de la vacuna contra Covid, dijeron varios expertos en entrevistas. Se espera que los casos y las hospitalizaciones aumenten a medida que los estadounidenses se muden a hogares, escuelas y oficinas en el clima frío.

El nuevo plan de la administración debería detener la avalancha de infecciones y devolver al país una apariencia de normalidad a largo plazo, dijeron los investigadores.

"Va a cambiar fundamentalmente el arco del aumento actual", dijo el doctor Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown. "Es exactamente lo que se necesita en este momento".

Los mandatos de la vacuna protegerán a millones de personas más, en particular contra enfermedades graves, y aliviarán la presión sobre el sistema de atención médica, dijo Natalie Dean, bioestadística de la Universidad de Emory. "También sienta un precedente para que otras organizaciones tomen decisiones similares" sobre los mandatos, dijo.

Pero algunos expertos advirtieron que los resultados del agresivo plan tardarían varias semanas en desarrollarse. La inmunización no es un proceso instantáneo, al menos seis semanas para una vacuna de dos dosis, y la administración no enfatizó las medidas que funcionan más rápidamente: cubrebocas y pruebas rápidas generalizadas, por ejemplo.

Los mandatos de la administración afectarán a casi 100 millones de estadounidenses. Entre ellos se encuentran los trabajadores de la salud. La administración requerirá que cualquier proveedor que reciba fondos de Medicaid o Medicare imponga un requisito de vacunación al personal.

close
search