Operan en Tucson a niños baleados

Cody N, de 8 años de edad, despertó de la anestesia confundido y adolorido de toda su cara

Agencias
viernes, 08 noviembre 2019 | 06:00
|

Tucson, Arizona— Cody N, de 8 años de edad, despertó de la anestesia confundido y adolorido de toda su cara. Pasó la noche del miércoles inconsciente en un hospital pediátrico de Tucson.

Los médicos le reconstruyeron el rostro desfigurado por las balas que le destrozaron la mandíbula. No volverá a tener el mismo rostro de antes, pero sanará satisfactoriamente, según el reporte médico.

Más allá de la operación, su vida ya cambió por completo. Cuando salió de la anestesia no estuvo su mamá para cuidarlo; tampoco pudo estar su papá, a su lado estuvo su hermana Linsday quien le daba las gracias por ser tan fuerte, mientras compartía en redes un video de Cody.

Decenas se sumaron con sus mensajes de amor y consuelo para Cody, para Linsday, y para todas las familias que sufrieron este atentado.

“Es un niño tan valiente”, dijo su tía Leah Staddon Langford, quien estaba en el hospital cuando la cirugía acabó. “El procedimiento fue largo y muy, muy, muy duro, pero él está bien, se ve bien, todo salió bien”, aseguró.

Los médicos confirmaron su optimismo hacia la recuperación física del pequeño. 

En una habitación está Cody, en otra Xander, de 4 años, quien recibió un balazo en la espalda, y en un tercer cuarto está Brixton, el bebé de 9 meses que fue baleado en el pecho y que está recuperándose sin problemas y muy pronto podría ser dado de alta. 

 (Con información de El Imparcial)