Muro atravesará santuario de vida silvestre

Ambientalistas exigen frenar construcción que perjudicará hábitat en California y Arizona

Associated Press
miércoles, 15 mayo 2019 | 06:00
Tomada de internet

Phoenix— El gobierno de Estados Unidos planea reemplazar las barreras a lo largo de 161 kilómetros (100 millas) de la frontera sur en California y Arizona, incluyendo un tramo que cruza un parque nacional y un refugio de vida silvestre, de acuerdo con documentos y defensores del medio ambiente.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) nuevamente otorgó ayer dispensas para decenas de leyes ambientales y de otro tipo a fin de construir más barreras en la frontera sur.

El financiamiento correrá a cargo del Departamento de Defensa después de la declaración de emergencia que el presidente Donald Trump firmó este año cuando el Congreso se rehusó a aprobar un mayor financiamiento para el muro.

Las nuevas divisiones se construirán en el Parque Nacional Organ Pipe Cactus, una zona de mil 336 kilómetros cuadrados (516 millas cuadradas) que lleva el nombre del cactus de órgano que domina la región, así como en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta, hogar de 275 especies.

El Gobierno también construirá nuevos caminos e instalará iluminación en esas zonas.

Los defensores del medio ambiente que han demandado para frenar la construcción del muro dicen que este plan será perjudicial para la vida silvestre y para el hábitat en la región.

“El gobierno de Trump simplemente hizo caso omiso de las leyes ambientales y de salud pública para colocar un desastroso muro fronterizo a través de tierras protegidas”, dijo Laiken Jordahl, quien trabaja en asuntos fronterizos en el Centro de Diversidad Biológica.

El DHS no respondió por el momento la petición de comentario, pero usualmente no difunde detalles de los planes de construcción.

En el Parque Nacional Organ Pipe Cactus, hilera tras hilera de cactus cubren tierras en las que alguna vez hubo tanto narcotráfico que la mitad del parque estaba cerrado al público. El gobierno reabrió en 2015 todo el sitio por primera vez en 12 años.

Aunque han aumentado los cruces fronterizos en Arizona en el último año, la mayoría son familias que se entregan a agentes de la Patrulla Fronteriza. La cantidad de drogas que los agentes decomisan en el estado también ha caído.

Sin embargo, el gobierno prosigue con sus planes de más infraestructura fronteriza.

Las dispensas que el departamento emitió ayer tienen descripciones imprecisas sobre en dónde y cuántos kilómetros (millas) de cerca se instalarán. El Centro de Diversidad Biológica dijo que el plan incluye unos 161 kilómetros (100 millas) en la frontera sur tanto en Arizona como California, cerca de Calexico y Tecate.

En Arizona, la construcción se centrará en cuatro áreas de la frontera e incluirá el reemplazo de las actuales cercas de un metro (yarda) de altura, cuyo objetivo es detener el paso de los autos, con barreras de entre 6 y 9 metros (18 y 30 pies) que serán más eficientes para detener los cruces ilegales.

En una sección del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Valle Bajo del Río Grande, las cuadrillas de trabajadores han utilizado maquinaria pesada para tumbar una variedad de árboles, incluidos mezquites, moreras y celtis. Dichos árboles protegen a aves durante la actual temporada de anidación.

De acuerdo con planes publicados el año pasado, la tierra desmontada será rellenada y se construirá un muro de concreto, sobre el que se instalarán bolardos de 5.5 metros (18 pies).