Estados Unidos

Mientras Trump elogia uso de plasma, investigadores tienen problemas para concluir estudios cruciales

¿Podrá ese suero dorado, cargado de anticuerpos en contra de un patógeno, sanar a los enfermos?

The New York Times

martes, 04 agosto 2020 | 20:49

The New York Times

Nueva York— Un vuelo de American Airlines despegó del Aeropuerto La Guardia en Nueva York el pasado miércoles por la mañana, transportando 100 bolsas de plasma sanguínea donada por sobrevivientes del Covid-19 para ser distribuidos en Río de Janeiro.

Científicos estadounidenses esperan que los pacientes de Covid-19 de Brasil ayuden a responder una pregunta de hace un siglo: ¿Podrá ese suero dorado, cargado de anticuerpos en contra de un patógeno, sanar a los enfermos?

La verdad es que nadie sabe si funciona.

Desde el mes de abril, la administración Trump ha canalizado 48 millones de dólares al programa de la Clínica Mayo, permitiendo que más de 53 mil pacientes de Covid-19 reciban infusiones de plasma, permitiendo que más de 53 mil pacientes de Covid-19 lo reciban.

Los médicos y hospitales que están desesperados por salvar a los pacientes más enfermos han estado dispuestos a emplear esa terapia que es segura y podría funcionar.

Decenas de miles de personas que están registradas para recibir el tratamiento que ha sido publicitado por todos, desde el presidente hasta el actor Dwayne Johnson, mejor conocido como La Roca.

Aunque la inesperada demanda de plasma ha reducido inadvertidamente la investigación que podría demostrar que funciona. La única manera de obtener una evidencia convincente es con una prueba clínica que compare el resultado en pacientes que han sido asignados al azar para recibir el tratamiento y a los que les aplican un placebo. 

close
search