Medidas migratorias de Donald siguen el ejemplo de Europa

Las estrategias para desalentar a los migrantes pueden reducir los desplazamientos temporalmente, pero a largo plazo podrían intentar rutas más peligrosas

The New York Times
jueves, 18 julio 2019 | 08:26
|

Nueva York.- La manera en que el presidente Trump ha abordado el problema inmigratorio, reformado la vigilancia de la frontera estadounidense con su política de “cero tolerancia cero”, sigue un modelo pionero de la Unión Europea y Australia, aunque dichas naciones quizás no lo hayan aplicado con la misma grandilocuencia de Trump.

Al igual que las políticas de Trump, caracterizadas por los campos de detención llenos de niños y sus extraordinarios esfuerzos por prohibir casi todas las solicitudes de asilo en la frontera sur, este modelo se basa en dos estrategias para evitar que los inmigrantes y los refugiados lleguen a la frontera:

1) Hacer el viaje tan desalentador que ni siquiera lo intenten.

2) Reclutar a países más pobres para detener o expulsar a aquellos migrantes que de todos modos se atreven a emprender la travesía.

Dicho modelo, que Europa y Australia han llevado al extremo, más que muchas de las políticas de Trump, estaba destinado a frenar las masivas oleadas de migrantes y las reacciones violentas hacia ellos, mismas que estaban desestabilizando la política occidental. Los arribos de migrantes han disminuido desde entonces, y las revueltas populistas se han ido enfriando.

Pero las lecciones de Europa y la experiencia de Australia pueden no ser tan simples de aplicar.

Se ha encontrado que las estrategias para disuadir o bloquear a los migrantes pueden reducir temporalmente estos desplazamientos. Sin embargo, a largo plazo, pueden simplemente presionar a los migrantes a que se atrevan a intentar rutas aún más peligrosas. También pueden terminar requiriendo que los gobiernos tomen medidas cada vez más extremas para frenar toda nueva oleada inmigratoria.

“Los costos son cada vez más altos, y más altos, y no hay pruebas reales de que esto funcione”, dijo Thomas Gammeltoft-Hansen, académico danés y coautor de un estudio autorizado sobre la disuasión en la inmigración.

Tales costos incluyen concesiones con los países encargados de mantener alejados a los migrantes: tal como Turquía, Sudán y Libia lo fueron para Europa; y una red de naciones insulares lo han sido para Australia. Trump ahora está presionando a México y Guatemala para que hagan lo mismo.