Médicos de EU se ofrecen para atender a migrantes en la frontera

En ciudades como El Paso, San Diego, y McAllen, organizaciones sin fines de lucro proporcionan alimentos, albergue y atención médica a los indocumentados

El Diario de Juárez
jueves, 11 abril 2019 | 12:41

El Paso.- El gobierno federal de Estados Unidos no está cubriendo el costo de la crisis humanitaria que está teniendo lugar en las comunidades fronterizas como El Paso, Texas.

Ante la ausencia de una respuesta federal coordinada, a lo largo de la región de 3 mil 100 kilómetros (mil 900 millas) las organizaciones sin fines de lucro han intervenido a fin de proporcionar alimentos, albergue y atención médica. Las ciudades fronterizas como El Paso, San Diego, y McAllen, Texas, están acostumbradas a contar las asociaciones locales para parte de la atención a los migrantes. Pero no en las enormes cantidades que se están viendo hoy en día. Conforme avanzan los meses, el trabajo está dejando una factura financiera y emocional. Los operadores de las organizaciones sin fines de lucro están recurriendo a donativos, reservas financieras y la generosidad de docenas de médicos voluntarios para satisfacer la demanda, publicó CNN.

En El Paso, donde respecto al año pasado han aumentado mil 689 por ciento las aprehensiones de migrantes que viajan con familiares, los doctores voluntarios conforman el personal de una red de clínicas donde se atiende a cientos de migrantes, muchos de ellos asustados y agotados después de días detenidos. Resultan comunes los niños con tos o resfriados, la diarrea y los vómitos. Algunos migrantes presentan serias ampollas en los pies, o tienen diabetes fuera de control debido a que, dicen, los agentes de la Patrulla Fronteriza les tiraron su insulina.

La doctora Blanca García, una pediatra paseña, desde octubre ha sido voluntaria varios días a la semana. Como muchos de los médicos, García menciona argumentos morales y financieros para brindar atención a los migrantes, quienes una vez que solicitan asilo se encuentran legalmente en el país. Se trata de personas vulnerables que tal vez de otra manera no se atiendan, y por cada diagnosis de infección en la garganta, probablemente García esté previniendo una cara consulta en emergencias, dijo.

El doctor José Manuel de la Rosa, otro pediatra voluntario de El Paso, cree ser un don poder ayudar a gente que de otra manera no sería atendida. “A veces no sé si lo estoy haciendo por mí o por ellos”, dijo. “Es muy gratificante”.

Pero los casos pueden resultar frustrantes y hay limitaciones en lo que los doctores pueden hacer.

Cuando el también pediatra Carlos Gutiérrez y sus colegas abrieron las clínicas improvisadas, se suponía que se llenara el hueco temporal provocado por el cambio en las políticas gubernamentales. En California, están llevándose a cabo negociaciones dirigidas a reembolsar a las clínicas por la atención que han brindado canalizando parte del fondo emergente que el gobierno estatal están destinando a la frontera, de acuerdo con la senadora estatal Toni Atkins. En Texas y Arizona los médicos no estaban al tanto de pláticas similares en sus estados.