PUBLICIDAD

Estados Unidos

Maestra de Uvalde habló con su esposo policía antes de morir

Al oficial Rubén Ruiz no se le permitió entrar en el lugar donde estaban atacando a su esposa Eva Mireles y sus alumnos

The New York Times

jueves, 02 junio 2022 | 11:22

The New York Times

PUBLICIDAD

Uvalde.- En los momentos finales de su vida, Eva Mireles, maestra de la Escuela Primaria Robb, estaba hablando por teléfono con su esposo, Rubén Ruiz, un oficial de policía del distrito escolar, dijo este miércoles el alto funcionario del condado.

Hablaron por última vez desde lados opuestos de las paredes de la escuela: ella estaba con sus alumnos de cuarto grado en un par de aulas contiguas tomadas por el pistolero; y él estaba fuera de la escuela, en medio de la multitud de oficiales armados que acudían al lugar.

PUBLICIDAD

“Ella está en el salón de clases y él afuera.  Es aterrador”, dijo el miércoles el juez del condado de Uvalde, Bill Mitchell, luego de ser informado por los agentes del alguacil que estaban en el tiroteo que dejó 19 estudiantes y dos maestros muertos.

La llamada fue uno de varios detalles nuevos que se sumaron, y, en algunos casos, modificaron significativamente, el retrato cambiante del tiroteo en Uvalde que ofrecieron altos funcionarios, incluido el gobernador Greg Abbott y el jefe de la policía estatal, Steven McCraw.

La abuela del pistolero, a quien disparó en la cara en su casa minutos antes de irrumpir en la escuela, había trabajado en la escuela primaria en años anteriores, dijo un alto funcionario del sindicato de maestros. Los dos oficiales que primero se acercaron a las aulas y fueron alcanzados por las balas que se dispararon a través de la puerta cerrada eran miembros superiores del Departamento de Policía de Uvalde, un teniente y un sargento, dijeron las autoridades.

Y una puerta de la escuela, a través de la cual entró el pistolero, Salvador Ramos, había sido cerrada, pero no como debería haber sido, una enmienda crucial a la narrativa oficial esbozada a los periodistas, las familias y a los televidentes de las transmisiones en vivo alrededor de la nación desde la normalmente tranquila ciudad ganadera.

El último detalle sobre la llamada telefónica de la maestra a su esposo es potencialmente importante, lo que sugiere que al menos uno de los oficiales que llegaron al lugar tenía información dentro de las aulas que podría haber impulsado la decisión de la policía de retrasar la entrada. Queda la duda de si las llamadas al 911 de los niños dentro de las aulas, que comenzaron 30 minutos después de la llegada del atacante, se comunicaron al comandante en la escena.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search