Estados Unidos

Luchan 'dreamers' por una ciudadanía

Un fallo del juez de Brooklyn Nicholas Garaufis a inicios de este mes regresó el DACA a su estado original

Associated Press

Alejandro Albarrán / Agencia Reforna

martes, 22 diciembre 2020 | 07:28

Ciudad de México— Para los jóvenes indocumentados en Estados Unidos conocidos como dreamers, la batalla por sus derechos no termina con la reinstauración del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) sino con la obtención de su ciudadanía.

Tras cuatro años de esfuerzos del presidente Donald Trump por intentar desmantelar el programa que los protege de la deportación, las últimas semanas han dado un respiro a sus beneficiarios.

Un fallo del juez de Brooklyn Nicholas Garaufis a inicios de este mes regresó el DACA a su estado original. Con la decisión, unas 300 mil personas más son elegibles para integrarse, y también vuelven a otorgarse permisos para que los dreamers puedan salir y volver al país.

Sin embargo, los jóvenes consideran que no es suficiente.

"DACA no es un programa permanente, desde un inicio fue un programa planteado como proteger temporalmente a personas de la deportación", dijo a Grupo REFORMA José Alonso Muñoz, director de Comunicaciones de United We Dream, la mayor organización de jóvenes migrantes en ese país.

Muñoz, quien nació en Jalisco, pero vive en EU desde que era un bebé de 10 meses, es la única persona indocumentada en su familia. Sus hermanos tienen la ciudadanía por nacer en EU y su madre la consiguió hace un año. Él obtuvo DACA en 2013, pero no es considerado un estadounidense.

Si bien, el Presidente electo de EU, Joe Biden, quien asumirá el cargo el próximo 20 de enero, ha prometido que creará una vía a la ciudadanía para los dreamers, Muñoz y sus compañeros consideran que todos los migrantes, sin importar su edad, deberían poder obtenerla.

"Sí necesitamos un paso a la ciudadanía para los jóvenes que tienen DACA, pero de lo que tenemos que darnos cuenta es que en EU hay más de 11 millones de personas indocumentadas y no todas ellas están cubiertas por programas como DACA", reclamó el activista.

Cynthia García, oriunda de Nayarit, es beneficiaria del programa desde 2013, y, al igual que Muñoz, lamenta que se excluya al resto de indocumentados.

"DACA la ganamos peleando, pero al final de cuentas DACA le cerró la puerta a personas como nuestros padres", criticó.

"Se creó ese modelo de migrante perfecto: los niños que llegaron aquí y no tenían ni idea de qué pasó. Yo tenía 15 años, yo sabía que estaba viniendo acá y que no teníamos documentos".

La mexicana, quien trabaja con United We Dream, desecha la idea de que EU sea el país de las libertades y la democracia.

"No es esa pera en dulce que nos venden del otro lado de la frontera", expuso a Grupo REFORMA.

La nación norteamericana, apuntó, tiene grandes problemas por resolver, entre ellos el supremacismo blanco.

La migrante pinta un esbozo para corregir los errores: "dejar de glorificar a EU", que los blancos deconstruyan su privilegio y que las minorías se politicen para "no vendernos por tan poco".

Las batallas venideras

Aunque el reciente fallo judicial obligó a la Administración Trump a restaurarlo, el programa Acción Diferida enfrenta hoy otra demanda en una corte de Houston.

Texas y otros 8 estados pidieron a un juez eliminar DACA, alegando que el Presidente Barack Obama violó la ley federal al crearlo y que el programa desperdicia fondos estatales de salud y educación.

El caso será llevado por el juez de distrito Andrew Hannen, quien en 2015 invalidó un intento de Obama para extender las protecciones de los dreamers a sus padres.

Un fallo en contra podría significar en el corto plazo que no volvieran a aceptarse solicitudes.

E incluso si rechaza el intento de los conservadores para tirar el programa, el legado de Trump hace que los dreamers no puedan estar tranquilos.

El republicano nombró a más de 220 jueces federales, casi un cuarto de los magistrados activos, incluyendo a tres con un escaño vitalicio en la Corte Suprema.

"Va a tener un daño por décadas", resumió García.