Llegan desafíos políticos y legales para Trump

Republicanos temen que la emergencia nacional pudiera establecer un precedente indeseable y obstaculice fondos necesarios para otros proyectos

El Diario de Juárez
sábado, 16 febrero 2019 | 11:24
Associated Press

Washington— Un día después que el presidente Trump declaró una emergencia nacional —en un intento de eludir al Congreso pretende desviar el dinero de los contribuyentes para financiar una barrera de 230 millas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México—  esa decisión conlleva desafíos políticos y legales, publicó The Washington Post. 

Los demócratas consideran esa acción como una evidencia de un presidente deshonesto que ya llegó demasiado lejos y están decididos a pararlo.  Algunos republicanos aseguran que apoyan a Trump, aunque otros han expresado su desaprobación y temen que esa medida pudiera establecer un precedente indeseable y obstaculice fondos necesarios para otros proyectos.

El anuncio de Trump coronó un frenético período de dos meses que incluyó el cierre gubernamental más prolongado en la historia de Estados Unidos, de 35 días, el resurgimiento de los demócratas como una fuerza política, y el Partido Republicano que está atrapado entre aceptar las señales de Trump o rechazar sus extraños impulsos.

También empezó una nueva fase de su presidencia en que la que pondrá a prueba la separación de poderes, está eludiendo al Congreso a pesar de que los republicanos le están urgiendo a que se controle.

Después del anuncio que hizo el presidente, los desafíos legales llegaron casi de inmediato.

Este viernes, el grupo de activistas Ciudadanos Públicos entabló una demanda ante una Corte de Distrito de Washington, para detener la declaración de Trump en representación de tres propietarios de terrenos de Texas y un grupo ambientalista.

El demócrata Xavier Becerra, procurador general de California, comentó que planea unirse a otros Estados para tomar una acción legal en contra de la Casa Blanca.

La Unión Americana de Libertades Civiles anunció que está preparando una demanda, argumentando que Trump no puede desviar legalmente el dinero de los contribuyentes durante una “emergencia” a menos que sea para proyectos de construcción del Ejército y para apoyo a las fuerzas armadas.

Trump también enfrenta una resistencia política, incluyendo a miembros de su propio partido.

Demócratas y varios republicanos pronosticaron que habría una doble respuesta a la declaración:  lograr que el Congreso vote para rechazarla y la otra, demandar a Trump --- o por lo menos ayudar a otras partes que intentan intervenir.

“Las acciones del presidente violan claramente el poder exclusivo que tiene el Congreso sobre los recursos, que nuestros Fundadores consagraron en la Constitución”, comentaron la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi, demócrata por California y el líder de la minoría en el Senado Charles Schumer, demócrata por Nueva York, a través de un comunicado.

“El Congreso defenderá nuestra autoridad constitucional en el Congreso, en las cortes y ante el público, utilizando todos los remedios que estén disponibles”.

Lo más notable fue que Pelosi y Schumer dijeron “Le hacemos un llamado a nuestros colegas republicanos para que se unan a nosotros para defender nuestra Constitución”.