Estados Unidos

Líderes empresariales instan a Trump a comenzar la transición

Más de 100 directores ejecutivos pedirán al presidente que reconozca de inmediato a Joseph R. Biden Jr. como ganador

Associated Press / Donald Trump

The New York Times

lunes, 23 noviembre 2020 | 07:34

Nueva York— Preocupados de que la negativa del presidente Trump a aceptar los resultados de las elecciones esté perjudicando al país, más de 100 directores ejecutivos planean pedir a la administración este lunes que reconozca de inmediato a Joseph R. Biden Jr. como ganador y comience la transición a una nueva administración.

Como una forma de ganar influencia sobre el Partido Republicano, algunos de los ejecutivos también han discutido retener las donaciones de campaña de los dos candidatos republicanos al Senado en Georgia a menos que los líderes del partido acuerden presionar por una transición presidencial, según cuatro personas que participaron en una conferencia telefónica el pasado viernes en la que se discutió la noción. Las dos elecciones de segunda vuelta en Georgia, que tendrán lugar a principios de enero, determinarán el equilibrio de poder en el Senado de los Estados Unidos.

En una carta que planean enviar este lunes, los líderes empresariales exigirán que Emily W. Murphy, jefa de la Administración de Servicios Generales, emita una carta de confirmación afirmando que Biden y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, han ganado las elecciones. Hasta ahora, Murphy se ha resistido a las llamadas para comenzar la planificación de la transición normal, que incluye proporcionar recursos y dinero a una administración entrante mientras se prepara para tomar el control.

Entre los líderes empresariales que planean firmar la carta se encuentran George H. Walker, director ejecutivo del administrador de fondos Neuberger Berman y primo segundo del presidente George W. Bush, y Jon Gray, presidente de la firma de capital privado Blackstone.

La iniciativa surge cuando Trump se ha negado a reconocer a Biden como el ganador, subvirtió el proceso electoral de la nación con acusaciones infundadas de fraude y presionó a los republicanos estatales para que traten de impedir la certificación de los resultados.