PUBLICIDAD

Estados Unidos

Lamentan demócratas no haber extendido prohibición de armas de asalto en 2004

La ley contra el crimen fue aprobada y anunciada con bombos y platillos en 1994, pero 10 años después legisladores la dejaron caducar con poco alboroto o lucha

The New York Times

viernes, 10 junio 2022 | 10:50

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- A fines de 1993, los demócratas estaban en la cúspide de un triunfo legislativo que parecía inconcebible en el polarizado debate actual sobre el control de armas: estaban a punto de prohibir toda una clase de armas de fuego, sobre todo los rifles de asalto semiautomáticos, como parte de un gran proyecto de ley bipartidista contra el crimen.

Pero para ganarse a los moderados de ambos partidos, hicieron un par de concesiones que a los proponentes les parecieron relativamente modestas, eximiendo a más de 2 mil 200 armas de fuego de la lista de armas prohibidas y exigiendo que la prohibición se renovara en 10 años.

PUBLICIDAD

El proyecto de ley contra el crimen fue aprobado, con bombos y platillos, en 1994.

La prohibición de armas de asalto caducó, con poco alboroto o lucha, en 2004.

Que se permitiera que la prohibición, un objetivo político central de los demócratas después de una serie de tiroteos masivos en las últimas semanas, expirara tan silenciosamente, sin que el partido hiciera un gran esfuerzo para preservar su logro de control de armas más importante en décadas, es cada vez más una cuestión de perplejidad e indignación.

“Miras a tu alrededor hoy y hay una increíble sensación de urgencia después de Buffalo y Uvalde, pero en 2004, no había entusiasmo por renovar la prohibición entre los demócratas, ninguno”, dijo Brian Malte, exfuncionario de la Campaña Brady para la prevención de violencia armada, que presionó para reautorizar la prohibición en ese momento.

“Para 2004, Columbine estaba en el espejo retrovisor, el crimen estaba disminuyendo y, bueno, todos habían seguido adelante”, agregó.

La historia de cómo pereció la prohibición de las armas de asalto, extraída de entrevistas con legisladores, asesores, activistas y cabilderos actuales y anteriores, es una advertencia para los demócratas: durante las últimas tres décadas, la intensidad del compromiso de su partido con el control de armas ha cambiado con fortunas políticas, mientras que los republicanos se han mantenido unidos en gran medida en el intento de erosionar las restricciones sobre las armas en todos los niveles de gobierno.

“La falta de voluntad de los demócratas para invertir capital político real hace años para traducir el apoyo popular a la prohibición de armas de asalto en presión política, ha contribuido a la crisis que enfrentamos actualmente”, dijo Igor Volsky, fundador de Guns Down America, quien apoya la renovación de la prohibición.

“Los republicanos y el lobby de las armas han transformado con éxito el amor por las armas de asalto en un principio central de la identidad y el movimiento político conservador”, agregó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search