PUBLICIDAD

Estados Unidos

La democracia y el aborto definieron resultados de elecciones en EU

Los demócratas son los favoritos para retener el control del Senado

The New York Times

viernes, 11 noviembre 2022 | 07:39

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- Los resultados de las elecciones intermedias de este año no serán definitivos hasta dentro de semanas, pero hay datos más que suficientes para decir esto: fueron muy diferentes de lo habitual.

Históricamente, el partido del presidente casi siempre es derrotado en las elecciones intermedias. Pero por primera vez en la era de las encuestas modernas, al partido de un presidente con un índice de aprobación inferior al 50 por ciento parece haberle ido bien. Los demócratas son los favoritos para retener el control del Senado.

PUBLICIDAD

Considere que los partidos de Barack Obama, Donald J. Trump, Bill Clinton y George W. Bush perdieron arrolladoramente cuando sus índices de aprobación estaban empantanados en el 40 por ciento (o a veces peor) de aprobación, como los del presidente Biden en la actualidad.

Los resultados por estado solo se suman a la imagen poco común. En nuestra era de elecciones cada vez más nacionalizadas, las tendencias en una parte del país tienden a manifestarse también en otras. En cambio, este año vimos una división: a los republicanos les fue excepcionalmente bien en algunos estados, incluidos Florida y Nueva York. En otros, como Michigan o Pensilvania, sobresalieron los demócratas.

¿Cómo podemos darle sentido? Los resultados parecen inusuales debido a dos cuestiones inusuales: la democracia y el aborto.

A diferencia de las típicas elecciones intermedias, estos problemas fueron impulsados por las acciones del partido fuera del poder. De hecho, el partido fuera del poder logró el éxito político más importante de los últimos dos años: la anulación de la Roe v. Wade. No se parece en nada a las típicas elecciones intermedias, que podrían estar dominadas por una reacción violenta sobre el esfuerzo de un presidente en su primer mandato por reformar el sistema de salud, como con Obamacare en 2010 o la iniciativa de atención médica de Clinton en 1994.

Estos temas eran inusuales en otro aspecto: su importancia divergía según el estado o el candidato. Es posible que el derecho al aborto no se vea como una amenaza inmediata en muchos estados demócratas. La posibilidad de que un gobernador republicano anule una victoria presidencial demócrata en Nueva York tampoco parece especialmente realista.

Pero los dos asuntos eran directamente relevantes en otros estados, ya sea a través de referéndums sobre el derecho al aborto o candidatos en la boleta electoral que habían adoptado posturas antidemocráticas en los mismos lugares donde Trump intentó anular las últimas elecciones presidenciales. En esos lugares, los demócratas tendían a desafiar la gravedad política. En los estados donde la democracia y el aborto estaban en cuestión, la dinámica típica de mitad de mandato a menudo se afianzaba y los republicanos sobresalieron.

Una comparación entre Nueva York y Pensilvania es ilustrativa. Los estados comparten una frontera: si cruzas la línea estatal, las cosas se ven más o menos iguales. Sin embargo, sus resultados electorales parecen provenir de universos diferentes.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search