Estados Unidos

La costa este se queda atrás

Los casos de contagios en Estados Unidos registran una disminución

Associated Press

The New York Times

martes, 23 febrero 2021 | 12:29

Nueva York— Los nuevos casos de coronavirus y las hospitalizaciones están disminuyendo en Estados Unidos y en todo el mundo, pero los puntos álgidos a lo largo de la costa este se han mantenido más tiempo en comparación con el resto del país.

En la ola actual de brotes regionales, ocho estados que bordean el Océano Atlántico han experimentado repuntes en los últimos meses y solo recientemente han comenzado a estabilizarse o disminuir.

Carolina del Sur lidera la nación con la tasa más alta de casos de virus nuevos, seguida de Nueva York, Nueva Jersey, Rhode Island, Carolina del Norte, Florida, Delaware y Georgia.

Se ha convertido en un patrón familiar en todo el país: los casos aumentan en una región y disminuyen en otra, una secuencia impulsada en parte por el clima.

"Es un golpe", dijo Leana Wen, médica de emergencias y profesora de salud pública en la Universidad George Washington. "Una parte del país ve un aumento, luego otra, y luego disminuye".

El martes, en la ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio dijo que creía que el número de casos de la ciudad y las tasas de pruebas positivas no habían disminuido más drásticamente debido a la densidad de población, un legado de pobreza y una gran cantidad de neoyorquinos sin atención médica.

"Seguro que hay desafíos", dijo de Blasio en una conferencia de prensa. "Pero me siento muy bien con nuestra capacidad de revertir la situación con la vacunación intensiva."

Los casos nuevos se han reducido a la mitad de su pico a nivel mundial, en gran parte debido a las mejoras constantes en algunos de los mismos lugares que sufrieron brotes devastadores este invierno. El declive global ha sido impulsado por seis países, liderados por Estados Unidos, que aún encabeza el mundo en el número de casos nuevos por día, seguido por Brasil y Francia.

Los expertos en salud pública de los países más afectados atribuyen el progreso a alguna combinación de una mayor adherencia al distanciamiento social y al uso de cubrebocas, la estacionalidad del virus y una acumulación de inmunidad natural entre los grupos con altas tasas de infección existente.

"Es un gran momento de optimismo, pero también es muy frágil en muchos sentidos", dijo Wafaa El-Sadr, epidemióloga de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia. "Vemos la luz al final del túnel, pero sigue siendo un túnel largo".

Sin embargo, la aparición de nuevas variantes del virus ha causado una gran preocupación, aumentando la presión para que las personas se vacunen lo antes posible. Una variante encontrada por primera vez en Gran Bretaña se está extendiendo rápidamente en Estados Unidos y ha estado implicada en oleadas en Irlanda, Portugal y Jordania. La variante encontrada por primera vez en Sudáfrica, que debilita la efectividad de las vacunas, también ha aparecido en Estados Unidos.