La conexión de Italia con la investigación de Rusia

El procurador general William Barr se reunió recientemente con funcionarios del país europeo

The New York Times
domingo, 06 octubre 2019 | 19:02
The New York Times |

Washington— El procurador general, William P. Barr, ha dicho que está revisando los orígenes de la investigación de Rusia. Barr se reunió recientemente con funcionarios en Italia, donde en el 2016 un asesor de campaña de Trump se reunió con Joseph Mifsud, un profesor cuyas acciones figuraron de manera destacada en la justificación del FBI para abrir la investigación de Rusia.

El presidente Trump y algunos de sus aliados han afirmado sin evidencia que una camarilla de funcionarios estadounidenses, el llamado estado profundo, se embarcó en una amplia operación para frustrar la campaña de Trump. 

La teoría conspiratoria no tiene fundamentos, y el Departamento de Justicia no ha explicado por qué Barr cree que las acusaciones merecen una revisión, aunque necesitaría agotar todas las pesquisas para realizar una auditoría exhaustiva.

Mifsud fue profesor en la Academia de Diplomacia de Londres y también pasó un tiempo como miembro de la facultad de ciencias políticas en la Universidad Link Campus, una escuela en Roma.

Algunos de los aliados del presidente han impulsado una teoría infundada de que Mifsud, nacido en Malta, es un agente de inteligencia occidental posiblemente bajo el control del FBI o la CIA a quien los funcionarios del estado profundo emplearon para tenderle una trampa de contrainteligencia a la campaña de Trump.

Mifsud le dijo a un asesor de campaña de Trump, George Papadopoulos, en la primavera del 2016 que los rusos tenían “miles” de correos electrónicos que fueron robados a los demócratas que podrían resultar perjudiciales para la oponente de Trump, Hillary Clinton, si se hicieran públicos.James B. Comey, el ex director del FBI, sostiene que Mifsud es un agente ruso. 

Mifsud mantuvo contactos con asociados rusos, incluido un exempleado de la Agencia de Investigación de Internet, que utilizó publicaciones en las redes sociales para sembrar la discordia en el 2016 como parte del sabotaje electoral de Rusia.