Juicio político no demuestra mala conducta de Trump: Republicanos

Es seguro que gran parte de la lista de testigos será rechazada por los demócratas que lideran la investigación

The New York Times
domingo, 10 noviembre 2019 | 22:05
The New York Times |

Washington— Los republicanos de la Cámara de Representantes ofrecieron el sábado la última visión de su estrategia para hacerle frente al proceso de destitución al exigir el testimonio de figuras en el centro de aquellas teorías infundadas y favoritas del presidente Trump: el hijo del ex vicepresidente Joseph R. Biden Jr., un investigador con una ligera conexión a un expediente anti-Trump, un funcionario demócrata y miembro del consejo de una compañía de energía ucraniana.

En lugar de evitar las conspiraciones que el propio gobierno de Trump ha desestimado o socavado en repetidas ocasiones, las solicitudes de los republicanos sugieren su voluntad de fincar una estrategia avasalladora mientras responden a casi un mes de revelaciones sobre campañas de presión que tienen que ver con una ayuda militar, sacudidas diplomáticas y acciones ilegales del abogado personal del presidente.

Es seguro que gran parte de la lista de testigos será rechazada por los demócratas que lideran la investigación de juicio político. 

Pero incluso si los republicanos no logran que el hijo Biden o los demás rindan testimonio bajo juramento y frente a las cámaras, tales tácticas de algunos legisladores podrían resultarle atractivas a Trump, avivar la energía entre sus partidarios más leales y otorgar legitimidad a la decisión del presidente, de exigir que Ucrania investigara a muchas de las mismas personas.

Animados por su creciente creencia de que los demócratas no han podido encontrar evidencia directa que demuestre que el mandatario haya incurrido en una mala conducta, los republicanos insistirán en que lo que los críticos del presidente han reunido en un los testimonios a puerta cerrada, no ha sido nada más que relatos condenatorios de segunda mano sobre supuestas irregularidades que están muy lejos de ser consideradas como delitos que justifiquen la destitución de Trump.