PUBLICIDAD

Estados Unidos

Investigan a cinco policías de Texas por respuesta a tiroteo

Más de 300 oficiales no pudieron frenar la matanza de Uvalde

The Texas Tribune

jueves, 08 septiembre 2022 | 06:00

Archivo | Conferencia de prensa de autoridades dos días después de la tragedia. Tercero de izquierda a derecha, el ahora exjefe de la policía escolar de Uvalde, Pete Arredondo

PUBLICIDAD

El Paso.— Cinco oficiales del Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas que respondieron al tiroteo en la escuela Uvalde en mayo, enfrentarán una investigación sobre sus acciones en Robb Elementary, dijo la agencia.

Dos agentes fueron suspendidos con sueldo hasta que se resuelva la investigación, dijo la agencia. Los otros tres bajo investigación permanecieron en servicio.

PUBLICIDAD

Los oficiales fueron remitidos a la oficina del inspector general dentro de la agencia, que determinará si violaron alguna política en su respuesta al tiroteo escolar más mortífero en la historia de Texas, dijo el portavoz del DPS, Travis Considine. La oficina del inspector general también determinará si los cinco oficiales enfrentarán acciones disciplinarias.

La investigación y las suspensiones fueron reportadas por primera vez por Austin American-Statesman y KVUE.

En más de tres meses desde el tiroteo, DPS ha evitado en gran medida el escrutinio a pesar de que había decenas de oficiales en la escena. Los funcionarios de la agencia han controlado qué registros se publican y han elaborado cuidadosamente una narrativa que presenta a las fuerzas del orden locales como incompetentes.

Más de 300 agentes de la ley de dos docenas de agencias locales, estatales y federales respondieron al tiroteo en Robb Elementary, donde un hombre armado mató a 19 niños y dos maestras. La Cámara de Representantes de Texas que investigó el tiroteo descubrió que después de que los oficiales fueron inicialmente obligados a retroceder por los disparos, esperaron al comité más de una hora para volver a atacar al pistolero, una demora que podría haber costado vidas. La doctrina de aplicación de la ley dicta que los oficiales confronten inmediatamente a los tiradores activos.

El informe del comité identificó varias “fallas sistémicas” y criticó a las agencias de aplicación de la ley por establecer una escena caótica que carecía de una estructura de liderazgo clara.

El informe dice que otros agentes de la ley deberían haber ofrecido asistencia con el comando de incidentes al ex jefe de policía del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde, Pete Arredondo.

Arredondo testificó ante el comité de la Cámara que creía que el tirador era un “sujeto atrincherado” en lugar de un “tirador activo” después de ver un salón de clases vacío al lado del que ocupaba el tirador cuando el pistolero ya había disparado más de 100 rondas en menos de tres minutos.

A Arredondo se le culpó en gran medida por el retraso en la confrontación y fue despedido el mes pasado.

“Otros socorristas no fueron lo suficientemente asertivos al identificar al comandante del incidente y ofrecer su asistencia u orientación, o al asumir el mando en ausencia de cualquier otro socorrista que lo haya hecho expresamente”, encontraron los investigadores de la Cámara. 

Después de que se publicó el informe del comité de la Cámara, el director de DPS, Steve McCraw, envió un correo electrónico a los empleados de su agencia en julio que decía que todas las agencias que respondieron compartían la responsabilidad en el fracaso del tiroteo de Uvalde.

Ese correo electrónico llegó después de que McCraw criticara públicamente la respuesta de Arredondo al tiroteo en una audiencia en el Senado de Texas.

En junio, McCraw dijo que Arredondo era el comandante legítimo del incidente y podría haber transferido el mando a otra agencia.

McCraw también les dijo a los legisladores en junio que actuar en contra de las órdenes de un comandante de incidentes durante una emergencia puede ser peligroso y caótico.

En el correo electrónico de julio, McCraw dijo que los oficiales del DPS deberían tratar a cualquiera que dispare un arma en una escuela como un “tirador activo” hasta que sea neutralizado, en lugar de un “sujeto atrincherado”.

El anuncio de una investigación sobre cinco oficiales del DPS coincidió con el primer día de clases para los estudiantes de Uvalde, que marca 15 semanas desde el tiroteo. Tras el despido de Arredondo, los residentes pidieron una mayor rendición de cuentas de los funcionarios públicos.

Arnulfo Reyes, un maestro de Robb Elementary que recibió un disparo y resultó herido en el salón 111, el salón de clases al que ingresó el hombre armado, dijo que la investigación de los oficiales del DPS “dará a las familias un sentido de responsabilidad” que han exigido.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search