PUBLICIDAD

Estados Unidos

Investigaciones de ataque al Capitolio aumentan presión sobre fiscal general de EU

Las continuas revelaciones del comité y el rápido ritmo de la investigación de Georgia han dejado al Departamento de Justicia a la defensiva

The New York Times

lunes, 25 julio 2022 | 09:21

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- En la última semana, los fiscales locales en Atlanta avanzaron con su investigación criminal sobre el esfuerzo del expresidente Donald J. Trump y sus aliados para anular los resultados de las elecciones de 2020 en Georgia, apuntando a falsos electores, emitiendo una citación a un miembro del Congreso y ganando una batalla judicial que obligó a Rudolph W. Giuliani a testificar ante un gran jurado.

En Washington, el comité selecto de la Cámara que investiga el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021 desplegó su última serie de revelaciones condenatorias sobre Trump en una audiencia en horario de máxima audiencia, y sugirió directamente que Trump debe ser procesado antes de que destruya la democracia del país.

PUBLICIDAD

Pero en el Departamento de Justicia, donde los engranajes de la justicia siempre parecen moverse más lentamente, el fiscal general, Merrick B. Garland, se vio obligado a basarse en generalidades sobre el sistema legal estadounidense, diciendo que “ninguna persona está por encima de la ley en este país”, y evitó las crecientes preguntas sobre por qué ha habido tan poca acción pública para responsabilizar a Trump y sus aliados.

“Hay mucha especulación sobre lo que está haciendo el Departamento de Justicia, lo que no está haciendo, cuáles son nuestras teorías y cuáles no, y seguirá habiendo esa especulación”, dijo Garland en una sesión informativa con reporteros el pasado miércoles, cuando parecía irritarse un poco. “Eso se debe a que un principio central de la forma en que investiga el Departamento de Justicia y un principio central del estado de derecho es que no hacemos nuestras investigaciones en público”.

El contraste entre la urgencia pública y la agresividad de las investigaciones que llevan a cabo los fiscales de Georgia y el comité del Congreso, por un lado, y el enfoque tranquilo, aparentemente laborioso y metódico que está adoptando el Departamento de Justicia, por el otro, es tan sorprendente que se ha convertido en un problema para Garland.

El comité de la Cámara de Representantes ha entrevistado a más de mil testigos, y aún se están incorporando más, y ha seleccionado evidencia de forma selectiva de lo que ha aprendido para establecer una narrativa fluida que implica a Trump. La fiscal de Georgia, Fani T. Willis, parece estar armando un caso de gran alcance que, según algunos expertos, podría conducir a cargos de conspiración o crimen organizado.

Exactamente lo que está sucediendo dentro del Departamento de Justicia permanece en gran parte oscuro, más allá de lo que priorizó en los meses posteriores al ataque: el enjuiciamiento de cientos de los alborotadores que asaltaron el Capitolio y sus casos de sedición contra los grupos extremistas que estaban presentes.

Pero a través de citaciones y órdenes de allanamiento, el departamento ha dejado en claro que está siguiendo al menos dos líneas de investigación relacionadas que podrían conducir a Trump.

Uno se centra en los llamados falsos electores. En esa línea de investigación, los fiscales emitieron citaciones a algunas personas que se habían inscrito para estar en la lista de los que pretendían ser electores que las fuerzas proTrump querían usar para ayudar a bloquear la certificación de los resultados del Colegio Electoral por parte del Congreso el 6 de enero de 2021.

La investigación del esquema de los electores falsos ha estado a cargo de Thomas Windom, un fiscal contratado por el Departamento de Justicia el año pasado para ayudar a reforzar sus esfuerzos. El equipo de Windom también emitió citaciones a una amplia gama de personajes relacionados con los ataques del 6 de enero, en busca de información sobre los abogados que trabajaron de cerca con Trump, incluidos Giuliani y John Eastman, el abogado conservador poco conocido que intentó para ayudar a Trump a encontrar una manera de bloquear la certificación del Congreso de los resultados de las elecciones.

Rondas anteriores de citaciones de Windom buscaban información sobre miembros de los poderes ejecutivo y legislativo que habían estado involucrados en la “planificación o ejecución de cualquier mitin o cualquier intento de obstruir, influir, impedir o retrasar” la certificación de las elecciones de 2020.

La otra línea de investigación del Departamento de Justicia se centra en el esfuerzo de un funcionario del Departamento de Justicia de la era Trump, Jeffrey Clark, para presionar a los funcionarios de Georgia para que no certifiquen los resultados de las elecciones del estado mediante el envío de una carta que sugería falsamente que el departamento había encontrado evidencia de fraude electoral allí.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search