Estados Unidos

Intensifica panel de Cámara su investigación sobre ataque al Capitolio

Han entrevistado a más de 300 testigos, desde funcionarios de la Casa Blanca hasta los propios alborotadores y están revisando más de 35 mil documentos

The New York Times

martes, 04 enero 2022 | 10:15

The New York Times

Washington.- A puertas cerradas dentro de un edificio de oficinas al pie del Capitolio, la investigación de la Cámara sobre el ataque del 6 de enero al Capitolio estaba en pleno apogeo.

Mientras los asistentes del personal del Congreso recorrían los pasillos realizando sus actividades habituales, los investigadores cubrieron silenciosamente las ventanas de las salas de conferencias en varios pisos y colocaron carteles de "No molestar".

En una de esas salas se sentó Ali Alexander, un destacado organizador de los mítines Stop the Steal con vínculos con miembros del Congreso de extrema derecha que trabajaron para ayudar a Donald J. Trump en su intento por invalidar su derrota electoral de 2020.

Un piso más abajo estaba Kash Patel, un exjefe de personal del Pentágono involucrado en discusiones sobre la seguridad del Capitolio. Había estado en contacto constante con el exjefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, el 6 de enero.

En otros lugares del edificio se enfrentaron preguntas: John Eastman, un abogado que conspiró con Trump y sus aliados para anular los resultados de las elecciones de 2020; y Christopher Krebs, el funcionario de ciberseguridad de mayor rango de la administración Trump, quien fue despedido después de desmantelar sistemáticamente las falsas declaraciones de Trump de que le habían robado la presidencia.

El comité que analiza el ataque de la turba pro-Trump ha realizado gran parte de su investigación en privado, atrayendo la atención del público principalmente por las luchas legales que está librando por el acceso a las pruebas de Trump y algunos de sus principales lugartenientes. Pero desde un laberinto de oficinas en el edificio de oficinas de O'Neill House en el suroeste de Washington, unas pocas docenas de investigadores y miembros del Congreso han intensificado una extensa y elaborada investigación sobre el peor ataque estadounidense a la democracia en siglos.

En las últimas semanas, con el aniversario de los disturbios que se avecina este jueves, el panel ha redoblado sus esfuerzos ante la creciente resistencia del expresidente. Se apresura a hacer el mayor progreso posible antes de enero de 2023. Esto favorece a los republicanos para recuperar el control de la Cámara este otoño, y si lo hacen, entonces tomarán el poder y es casi seguro que disolverán la investigación.

"Trabajamos en Navidad y el día de Año Nuevo", dijo el representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi y presidente del comité. “La ventana para hacer el trabajo requiere fines de semana y feriados también. Existe un compromiso realmente firme por parte del personal para lograrlo".

Trabajando en equipos codificados por colores, los investigadores han entrevistado a más de 300 testigos, desde funcionarios de la Casa Blanca cercanos a Trump hasta los propios alborotadores, y están revisando más de 35 mil documentos. Durante sus primeros tres meses, de julio a septiembre, el comité tenía menos de 30 miembros del personal y gastó alrededor de 418 mil dólares, según los últimos documentos presentados ante la Cámara. Desde entonces, el panel ha aumentado su personal a unos 40 y está buscando contratar más investigadores.

Pronto, la investigación entrará en una nueva fase, con planes para realizar una serie de audiencias públicas a principios de la primavera para exponer algunos de sus hallazgos. Estos incluirán, entre otros temas, a funcionarios electorales estatales que testificarán sobre la seguridad y precisión de las elecciones de 2020. Se emitirá un informe final, "obviamente antes de las elecciones de noviembre", dijo Thompson.

close
search