Estados Unidos

Iniciará Biden a trabajar pese a negativa de Trump

El presidente y sus aliados parecían determinados a hacer que la transición de Biden fuera lo más complicada posible

Associated Press / Joe Biden

Associated Press

martes, 10 noviembre 2020 | 16:36

Wilmington, Delaware— Con la promesa de “vamos a ponernos a trabajar enseguida”, el ganador de los comicios presidenciales de Estados Unidos, Joe Biden, empezó hoy a involucrarse en los diversos desafíos que enfrenta la nación, y restó importancia al temor de que la negativa del presidente Donald Trump de reconocer su victoria podría socavar la seguridad nacional.

Trump ha impedido que su rival demócrata reciba la información de inteligencia que generalmente se comparte con los presidentes entrantes, de acuerdo con algunas personas con conocimiento de la situación, pero que no estaban autorizadas para divulgar conversaciones privadas. La resistencia de Trump, respaldada por republicanos en puestos de alto rango en Washington y en todo el país, también podría evitar que se lleven a cabo investigaciones de antecedentes y acreditaciones de seguridad para el futuro equipo de seguridad nacional de Biden, así como el acceso a las agencias federales para discutir cuestiones de presupuesto y políticas.

Biden minimizó el impacto de la resistencia republicana, la cual —dijo— “no cambia en absoluto la dinámica de lo que somos capaces de hacer”.

Las sesiones informativas de inteligencia adicionales “serían útiles”, comentó Biden, pero “no vemos nada que nos frene, francamente”.

Pese a una creciente frustración, Biden pronunció un discurso hoy por la tarde sobre Ley de Cuidado de Salud Asequible, horas después de que la Corte Suprema escuchó argumentos por separado. Hace ocho años, el máximo tribunal falló a favor de dejar intactos los componentes esenciales de la ley conocida como “Obamacare”, pero Trump y sus aliados republicanos pretenden derogarla.

Si la corte falla a favor del Partido Republicano, millones de estadounidenses podrían perder su cobertura de atención médica. Aunque los argumentos del martes indican que es poco probable que la corte anule toda la ley, la sola posibilidad se suma a la presión sobre Biden para ejecutar planes complicados para hacer frente a una serie de crisis que heredará en apenas 71 días. La economía de la nación pasa apuros mientras aumentan los casos de coronavirus y se profundizan las divisiones culturales.

Trump y sus aliados parecían determinados a hacer que la transición de Biden fuera lo más complicada posible.

Trump volvió a tuitear el martes afirmaciones de un “enorme abuso en el conteo de votos” sin ofrecer pruebas al respecto, y predijo que al final ganaría la contienda que ya ha perdido. Sus aliados en el Capitolio, encabezados por el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, han aprobado las acusaciones sin fundamento del presidente. Los tuits de Trump fueron etiquetados rápidamente por la red social como publicaciones sobre fraude electoral que son disputadas.

Los aliados de Estados Unidos empezaron a reconocer lo que Trump no.

El presidente francés Emmanuel Macron se reunió con Biden en una videoconferencia, y la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro Boris Johnson también felicitaron al demócrata por su victoria.

En tanto, Biden trató de mantenerse enfocado en la atención médica mientras se prepara para asumir el cargo el 20 de enero durante la peor crisis de salud en más de un siglo. Estados Unidos superó los 10 millones de casos de coronavirus el lunes y los casos van al alza a medida que se acerca el invierno.