Estados Unidos

Impulsó fiscal de EU Jeff Sessions la separación de familias en 2018

'Necesitamos sacar a los niños', no importa qué tan jóvenes sean, dijeron funcionarios del Departamento de Justicia

The New York Times

The New York Times

miércoles, 07 octubre 2020 | 09:52

Washington.- Los cinco fiscales estadounidenses a lo largo de la frontera con México, incluidos tres designados por el presidente Trump, se echaron atrás en mayo de 2018 contra una orden de enjuiciar a todos los inmigrantes indocumentados, incluso si significaba separar a los niños de sus padres. Dijeron a altos funcionarios del Departamento de Justicia que estaban "profundamente preocupados" por el bienestar de los niños.

Pero el fiscal general en ese momento, Jeff Sessions, dejó en claro lo que Trump quería en una conferencia telefónica más tarde, según una investigación de dos años del inspector general del Departamento de Justicia sobre la política de "tolerancia cero" de Trump que ha separado a miles de familias.

"Necesitamos sacar a los niños", dijo Sessions a los fiscales, según las notas de los participantes. Uno agregó en forma abreviada: "Si tanto se preocupan por los niños, no los traigan. No se les dará amnistía a las personas por venir con niños".

Rod J. Rosenstein, entonces el fiscal general adjunto, fue aún más lejos en una segunda llamada una semana después, y les dijo a los cinco fiscales que no importaba qué tan pequeños fueran los niños. Dijo que los abogados del gobierno no deberían haberse negado a procesar dos casos simplemente porque los niños eran apenas unos bebés.

“Esos dos casos no deberían haber sido rechazados”, escribió John Bash, el fiscal federal saliente en el oeste de Texas. "Según la política, no deberíamos rechazar categóricamente los enjuiciamientos de inmigración de adultos en unidades familiares debido a la edad de un niño".

Los altos funcionarios del Departamento de Justicia fueron "una fuerza impulsora" detrás de la política que estimuló la separación de miles de familias, muchas de las cuales huían de la violencia en Centroamérica y buscaban asilo en Estados Unidos, antes de que Trump los abandonara en medio de la indignación mundial, según un informe preliminar de los resultados de la investigación de Michael E. Horowitz, el inspector general del departamento.

La separación de niños migrantes de sus padres, a veces durante meses, estuvo en el centro del ataque de la administración Trump a la inmigración.

Aunque Sessions trató de distanciarse de la política, permitiendo que Trump y los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional fueran en gran parte culpados, él y otros altos funcionarios encargados de hacer cumplir la ley entendieron que la "tolerancia cero" significaba que las familias migrantes serían separadas y querían que eso sucediera. Lo hicieron porque creían que disuadiría la inmigración ilegal futura, escribió Horowitz.

"El enfoque decidido del departamento en aumentar los enjuiciamientos se produjo a expensas de la implementación cuidadosa y efectiva de la política, especialmente con respecto al enjuiciamiento de adultos de la unidad familiar y las separaciones de niños resultantes", dice el borrador del informe.